Los sindicatos protestan en la calle contra la reforma laboral

En las manifestaciones organizadas ayer en diversos puntos del país por parte de los sindicatos CCOO y UGT, han participado decenas de miles de personas. Un total de 57 manifestaciones convocadas contra la reforma laboral realizada por el PP, que según el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, es “justa, buena y necesaria”. Madrid ha sido la capital con mayor afluencia de manifestantes (más de medio millón, según los convocantes, 50.000 según fuentes policiales; seguida de Barcelona (400.000 según los sindicatos y 30.000 según el Departamento de Interior de la Generalitat).

Con la manifestación no se buscaba confrontar, sino corregir el decreto de reforma laboral. Así, en Madrid comenzaron sobre las 12 del mediodíaen total tranquilidad, donde los gritos han venido de la mano del grupo crítico del 15M, que han pedido una huelga general como la de Grecia. En Barcelona, los manifestantes lo hicieron bajo el lema Ni reforma laboral, ni recortes, y el secretario general de CCOO de Cataluña, Joan Carles Gallego, ha reclamado la necesidad de negociar porque sino “el conflicto continuará en las calles y en las empresas”

En Valencia, el lema fue No a la reforma laboral injusta con los trabajadores, ineficaz para la economía e inútil para la ocupación, y en ella también han participado numerosos políticos de la oposición como el secretario general del PSPV, Jorge Alarte, y la coordinadora general de EUPV, Marga Sanz. “Esto es un viaje hacia la situación de África y Asia, a base de horas y horas y salarios de miseria. Ahora todo depende de los intereses de los empresarios” decía Manuel Pastrana, líder de UGT en Andalucía. En las ocho capitales andaluzas, cerca de 150 mil personas demostraron su negativa a la reforma laboral. 

Por su parte, el presidente, Mariano Rajoy, ha dicho que seguirá adelante con la reforma pese a las protestas, ya que “la situación es extraordinariamente grave”. “Sé que a algunos no les gusta lo que estamos haciendo, quizá porque les gustaba más lo que había antes. En ese caso es natural que protesten”, dijo, refiriéndose a los sindicatos. “Que no imagine nadie que los españoles van a sacrificar esta oportunidad entorpeciendo la tarea del Gobierno en el que han puesto su esperanza, un Gobierno que está cumpliendo con su deber en beneficio de todos para solucionar unos problemas que no se resuelven con discursos encendidos ni con palabrerías grandilocuentes”, prosiguió, dando a entender que las protestas no se daban por los ciudadanos, sino que se basaban en intereses sindicales y partidistas. “Será difícil, pero está a nuestro alcance. No será agradable, pero los españoles están de acuerdo. Lo haremos con justicia, sin vacilaciones, entre todos. La reforma es justa y buena para España“, concluyó el presidente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...