Los pilares levantados por Hollande comienzan a tambalearse

Manuel Valls, el primer ministro francés, presenta su dimisión debido a las disidencias dentro del Gobierno; y apoya al presidente Hollande para formar un nuevo equipo y seguir con las mismas políticas de austeridad.

Hollande

El ministro de Economía de Francia, Arnaud Montebourg, mantiene firme su postura respecto a la ineficacia de la política de austeridad impartida por el Gobierno. Un Gobierno que se ha roto por la dimisión en bloque de sus dirigentes, tras la renuncia de Manuel Valls a su cargo de primer ministro francés. Valls presentará hoy martes la composición de un nuevo equipo que comparta la fidelidad a las orientaciones políticas y económicas, definidas tanto por Valls como por el presidente, François Hollande.

Por su parte, Montebourg ya ha asegurado que no formará parte de este nuevo gobierno, pues insiste en que las medidas austeras están siendo injustas y, además, no están funcionando ya que conducen al paro. Por ello, propone apostar por el crecimiento y el consumo. El mismo camino ha seguido el ministro de Educación, Benoît Hamon,  y la ministra de Cultura, Aurélie Filippetti, quienes prefieren ser fieles a sus propios ideales. Todo se debe a las medidas impuestas desde la presidencia del Gobierno, que encauzan esa dirección de austeridad a la que se oponen, cada vez más, un mayor número de políticos socialistas.

La dimisión de Valls vino dada precisamente por las declaraciones de Montebourg y Hamon por criticar la política de Hollande. Hamon añade que no se puede continuar con la hoja de ruta establecida por la canciller alemana, Angela Merkel, ya que «Alemania solo vela por sus intereses personales». Por tanto, y en contra de estas voces discordes, se busca ahora formar un nuevo equipo que siga la línea de ideas planteada por Valls y Hollande. Ha sido una alternativa que no presentaba otra solución, ya que no podían mantener un Gobierno con discrepancias en su interior.

Pues, a pesar de todo, ambos altos cargos sostienen que no van a cambiar su plan previsto. Buscan recortar el déficit nacional y reducir la carga impositiva de las compañías, pero no han logrado que crezca la economía en los dos últimos trimestres. Además, tampoco se ha conseguido cumplir las metas de déficit marcadas por la Unión Europea (UE). Por su parte, desde Bruselas, se niegan a pronunciarse respecto a la crisis por la que está pasando Francia; aun así, esperan que se mantenga en la misma línea dictaminada por la UE. Sobre ella, mantienen que sus políticas son las adecuadas para impulsar el crecimiento. Sin embargo, no han podido evitar que un Hollande abatido haya visto dividirse su partido y debilitarse su posición.

Vía: Europa Press – El Mundo – Notimérica

Foto: Kyro

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...