Los países asiáticos estudian sancionar a empresas occidentales

En Estados Unidos ha saltado la polémica, cuando se ha sabido que los altos funcionarios y algunas de las empresas alimenticias más importantes del país han responsabilizado directamente a la India del alto precio de los alimentos en los países más desarrollados.

Crisis AlimentariaEn Estados Unidos ha saltado la polémica, cuando se ha sabido que los altos funcionarios y algunas de las empresas alimenticias más importantes del país han responsabilizado directamente a la India del alto precio de los alimentos en los países más desarrollados.

La respuesta no se ha hecho esperar, y pronto un gran número de políticos de alto nivel, economistas y académicos, ha saltado en defensa de los países de Asia con economías emergentes y en camino al desarrollo.

Varias asociaciones internacionales de estudios sobre economía y medio Ambiente responsabilizan directamente a los ciudadanos de los países más desarrollados del nivel de pobreza en que viven todavía millones de personas en países que han sacrificado su prosperidad en aras de un mejor nivel de vida de europeos y norteamericanos; como los subsaharianos.

Son ya muchas las voces que afirman que, por ejemplo, con el nivel de gasto que se genera en Europa en liposucción, se solucionarían serios problemas en los cultivos de las naciones tercermundistas.

Las últimas declaraciones emitidas por el ejecutivo gubernamental de los Estados Unidos no ayudan a hacer entender a la población de los países ricos el porqué ahora el precio de los alimentos está tan disparado, y transmiten además una imagen muy desvirtuada de las naciones emergentes.

La polémica surgió a partir de unas declaraciones emitidas por el Presidente de los Estados Unidos, George Bush, quien, preguntado sobre el porqué del alza de los precios de alimentos en todo el mundo, respondió que “cuando una nación comienza a generar riqueza, exige mejoras en la nutrición y en sus alimentos, por lo que su demanda aumenta, y con ello, el precio de los alimentos”.

A estas declaraciones se sumarían además, pocos días después, otra más de la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, que no sentaron nada bien entre los ciudadanos de la India.

Rápidamente el Ministerio de Comercio de la India, emitió un comunicado a la prensa, en respuesta a las declaraciones emitidas por el Presidente de los Estados Unidos, en el que ridiculizaba a Bush afirmando que “Bush nunca ha sido conocido por sus conocimientos en economía”.


Los medios de comunicación indios comenzaron entonces a emitir numerosas editoriales en las que se mofaban de las meteduras de pata del Presidente norteamericano a lo largo de su mandato, frases como “la ignorancia no ya en economía sino en prácticamente cualquier cosa de Bush es algo muy conocido y reconocido sin pudor por sus propios compatriotas”, o “no se debe de culpar a la India para evitar responder por los errores propios”.

Y es que los medios asiáticos y los países como India y China cada vez están más molestos por las noticias que aparecen en Occidente, en donde la mayoría de los medios de comunicación masivos los responsabilizan y culpan por el aumento del costo de los productos básicos o las emisiones de gases de efecto invernadero, debido a sus ascendentes consumos de combustible y mercancías, hoy mayores que nunca en la historia.

Por estas razones, la Oficina del Primer Ministrio indio ha emitido numerosos informes en los que señalan que la renta per cápita de la India todavía es muy inferior a la de los países desarrollados, lo cual es un claro signo de pobreza, además, afirman, su demanda de productos básicos y la contaminación emitida es muchísimo más inferior que la de los países más ricos en Europa y América.

Para justificar el aumento de los precios de productos, los políticos y académicos indios citan por ejemplo los datos de consumo en los Estados Unidos, sobre todo en el Oeste, en donde cientos de miles de kilómetros de cultivos se han pasado a la producción del etanol y otros biocombustibles a partir de alimentos; los subsidios agrícolas y los aranceles establecidos entre Estados Unidos y la Unión Europea, que siguen estando muy lejos del libre mercado, en parte para proteger el poder del dólar, que pese a los intentos de Washington sigue descendiendo sin avistarse un final.

Lo cierto es que cada ciudadano de los Estados Unidos consume una media de 3.770 calorías en un día, según los datos publicados por las Naciones Unidas en su departamento de Agricultura y Alimentación, en el año 2001, mientras que en India, cada habitante consume una media de 2.440 calorías diarias. Los estadounidenses (y los europeos a continuación) son con mucha diferencia los mayores consumidores per cápita de carne de vacuno, según recogía ya el informe de la ONU.

En los Estados Unidos y Canadá, se consume prácticamente la misma cantidad de petróleo por persona de lo que consumen unos cinco habitantes de la India al año, según los informes de la Administración sobre Información de Energía.

Los informes tampoco dejan lugar a dudas respecto a la contaminación, ya que los países más ricos vuelven a copar los primeros puestos, por ejemplo, en la basura generada por cada persona durante un año.

Por todo ello, los políticos y economistas indios afirman que los países más ricos son mucho más responsables que los emergentes asiáticos en el asunto de la crisis alimentaria. Desde el gobierno indio han asegurado además, que de seguir las provocaciones en los medios y desde las altas personalidades de las naciones ricas, su país tomará medidas respecto con las empresas instaladas allí. Otros países asiáticos como China y Vietnam están también dispuestos a seguir su ejemplo. No es la primera vez que países asiáticos sancionan a empresas occidentales, por ejemplo el gobierno de China mantiene una legislación de fuerte intervención, en la que obliga a las empresas a soportar mucha presión fiscal, además de aumentar bastante los salarios a menudo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...