Los padres que «secuestraron» a su hijo enfermo, declaran ante la Audiencia Nacional

Alegando que era para salvar la vida del pequeño, el matrimonio británico acusado de secuestrar a su hijo ha pasado hoy a disposición judicial, por sacar al niño enfermo del hospital y negarse a que siguiera con el tratamiento.

Hospital Infantil

El matrimonio británico acusado de secuestrar a su hijo enfermo, pasa a disposición de la Audiencia Nacional. Allí se encuentran desde las 09:30 de este lunes, declarando ya que así lo dicta la Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) que se emitió desde Reino Unido. El juez Ismael Moreno, el sustituto del titular del Juzgado Central de Instrucción 5, es quien toma hoy declaración a los padres del niño de cinco años, llamado Ashya King.

Esta situación se ha desatado debido a que el pequeño tiene un tumor cerebral y, sin consentimiento de los médicos del hospital de Londres donde se encontraba, sus padres se lo llevaron hasta que fueron localizados el pasado sábado, en un hotel de Málaga. Este hotel, situado en la localidad de Veléz-Málaga, fue desde donde se realizó la llamada que informó a la Policía. Por ahora, el niño se encuentra estable en la planta de Oncología Pediátrica del Hospital Materno Infantil de Málaga. Y, aunque su vida ya no corre peligro, está custodiado por la Policía Nacional.

Pero sí corría peligro su vida cuando se decretó la orden para buscar y arrestar a los padres del niño enfermo, por amenazar contra su salud al ‘secuestrarlo’ del hospital en el que estaba ingresado. Pues, al sacarlo del hospital, el niño estaba todavía conectado a una máquina de alimentación, pero con una batería breve y difícil de cambiar. El caso se conoció, sobre todo, por un vídeo subido por la familia a Youtube donde aparece el padre con su hijo enfermo. En él, señala que lo único que pretenden es salvar la vida del pequeño, que aún seguía conectado, y contaban con la comida y suplementos necesarios.

Todo se debía a que se encontraban en contra del tratamiento que recibía que recibía en Reino Unido. Este, asegura el padre, era demasiado severo para el menor, que ahora parece responder más y encontrarse mucho mejor. Por otro lado, independientemente de que son testigos de Jehová y hay algunas prácticas, como las transfusiones de sangre, que tienen prohibidas, se negaban a seguir con el tratamiento a base de radiación que podía llegar a «destruir» algo en su cabeza. Con ello, la única petición que lanza el padre es que les permitan elegir el tratamiento que darle a su hijo, pues ya estaban buscando uno menos agresivo que se da en ciertos países de Europa.

Vía: Europa Press

Vía: Steven Depolo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...