Los osos polares contra los coches

Todo estaba transcurriendo con normalidad en la principal feria del automóvil de Bélgica (el Brussels Motor Show), cuando activistas de Greenpeace protestaron contra la conocida marca Volkswagen, a la que acusaron de presionar a la Unión Europea para que sea más flexible en materia de contaminación.

Los manifestantes estaban disfrazados de osos polares, y protestaban contra la automotriz alemana, que según los activistas, presiona a la Unión Europea para evitar una normativa de reducción de emisiones más ambiciosa para el sector del automóvil. Estos particulares osos se encontraban colgando de cuerdas atadas del techo del salón, a la vez que exhibían pancartas que rezaban: “Volkswagen, deja de destruir el Ártico”.

Volkswagen, el mayor fabricante de coches en Europa y el segundo del mundo, y su lobby construido en Bruselas, contribuyen a  “motivar la explotación de petróleo en ecosistemas sensibles, como el Ártico, donde un vertido tendría un impacto devastador”, dice la ONG ambientalista Greenpeace; y si esto tuviera éxito “podría paralizar el creciente mercado de autos ecológicos y dejar a los motoristas sin opción” frente a los vehículos movidos por combustibles contaminantes, argumentó la organización en un comunicado.

Por su parte, la Comisión Europea pretende presentar este año una nueva normativa que podría obligar a los fabricantes a reducir las emisiones medias de los vehículos fabricados a menos de 95 gramos de dióxido de carbono por kilómetro para el año 2020, frente a los 130 gramos permitidos hasta el año 2015. “Volkswagen está liderando la oposición a esta normativa que corre el riesgo de ser aprobada con alguna trampa legal que evite alcanzar este objetivo de emisiones”, afirmó Greenpeace, que al mismo tiempo pide que la normativa sea aún más dura, con 80 gramos para 2020 y 60 para cinco años después de este primer plazo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...