Los libros electrónicos no tendrán IVA reducido

Los libros electrónicos no gozarán del beneficios del IVA reducido, así se concluye en la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. La Federación de Editores Europeos ha criticado la sentencia y pide a la UE que elimine barreras para facilitar el desarrollo de los ebooks.

eBook

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dado a conocer la sentencia sobre la aplicación del IVA reducido a los libros electrónicos, se considera que no es posible aplicar este tipo de impuesto ya que esta ventaja únicamente es para los libros en cualquier medio de soporte físico, al menos así es como se establece en la directiva sobre el IVA.

EL TJUE (Tribunal de Justicia de la Unión Europea) determina que los tipos de IVA reducido son aplicables a las operaciones de distribución de libros en soporte físico, excluyendo la posibilidad de aplicar el impuesto reducido a los servicios que se suministren de forma electrónica. Es evidente que dado el volumen de negocio que generan los libros electrónicos, la Unión Europea no quiere renunciar a los interesantes ingresos tributarios que reportan. Por tanto, los libros electrónicos no tendrán IVA reducido.

Esta sentencia ha estimado los recursos por incumplimiento que presentó la Comisión Europea contra Luxemburgo y Francia, en estos países se ha estado aplicando un tipo de IVA reducido del 3% y del 5’5% respectivamente, en los libros electrónicos que se han estado comercializando desde el año 2012. Si bien es cierto que un libro electrónico necesita un soporte físico para poder leerlo, como por ejemplo un tablet, un ordenador o un lector ebook, este soporte no se contempla en las directrices sobre la distribución de libros electrónicos.

Por ello esta categoría de libros no está comprendida en el ámbito de aplicación del Anexo III de la directiva europea para los IVA reducidos. Por supuesto, los editores europeos (Federación de Editores Europeos) han criticado esta sentencia y solicitan a la Unión Europea que elimine barreras, como el impuesto, para facilitar el desarrollo de los ebooks. Lo cierto es que no tiene sentido aplicar un porcentaje de IVA superior a las publicaciones digitales siendo un régimen discriminatorio, pero como ya he dicho antes, es una fuente de ingresos a la que no se quiere renunciar.

Esta sentencia abarca a los libros electrónicos que se distribuyen previo pago, ya sea por descarga o lectura online. Otra cuestión más, se rechaza que la distribución de los libros digitales constituya una entrega de bienes en vez de un servicio, ya que se considera un bien corporal el soporte físico que permite la lectura, pero que no está incluido en la venta. Esto es un absurdo que muestra claramente que, o bien la UE va en contra del progreso y no se adapta a los nuevos formatos de lectura, o como ya hemos indicado, no quiere dejar de recaudar el dinero procedente del comercio de este tipo de libros. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo publicado en The Wall Street Journal.

Foto | ActuaLitté

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...