‘Los juegos del hambre’ no narra nuestro futuro, sino nuestro telepresente

El Gran Hermano que proyectó Orwell en su fábula 1984 nos acompaña desde hace ya unos cuantos años en forma de espectáculo dantesco y disparatado, exhibicionismo televisivo en la llamada telerrealidad. Sobre esta temática ahonda ‘Los juegos del hambre’, uno de los best-sellers de la década en Estados Unidos y que ahora ha dado el salto a la gran pantalla.

La novela de Suzanne Collins (‘Las crónicas de Underland’), es la primera de una trilogía que versa sobre la vigilancia y despotismo de un hipotético gobierno futuro, que cada año organiza un concurso -conocido como ‘Los juegos del hambre’- en el que un grupo de adolescentes competirán por su salvar su propia vida, para regocijo de la audiencia. Pese a situarse en el futuro, la saga que inicia su andadura en el cine tiene más que ver con nuestro presente.

La protagonista de la cinta, Jennifer Lawrence, nominada al Oscar en 2010 por su papel en ‘Winter’s Bone’, aseguraba en su estreno que esta “no es una película de acción, de palomitas” y que efectivamente no pretende lanzar un mensaje sobre nuestro futuro sino alertarnos del presente. En su estreno en Estados Unidos, ‘Los juegos del hambre’ ha recaudado 116’2 millones de euros en la taquilla, siendo el tercer mejor debut de la historia, tras la última entrega de la saga Harry Potter y El Caballero Oscuro.

Para verla en España habrá que esperar hasta el próximo 20 de abril.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...