Los estibadores, en pie de guerra: los términos del conflicto

Las protestas de los estibadores vienen motivadas por la voluntad del Gobierno español de liberalizar el sector en aplicación de una sentencia del Tribunal de Justicia Europeo.

shanghai container terminal at dusk ,yangshan deep-water port , China

En el pasado Foro de Davos se confirmó oficialmente lo que muchos expertos venían anunciando desde hace varios años, el mundo se halla inmerso en la Cuarta Revolución Industrial. Al igual que sucediera en las dos anteriores, el desarrollo tecnológico amenaza la continuidad de numerosos empleos, especialmente aquellos que venían operando en condiciones prácticamente monopolísticas. Tal sería el caso de los estibadores, los profesionales de la carga y descarga de contenedores en los puertos comerciales. La Unión Europea (UE) cuestiona su generoso estatus y el Gobierno quiere aprovechar la crítica para acometer reformas ante la airada reacción de los interpelados. ¿Qué está en juego?

La función de los estibadores

Los estibadores son empleados contratados por las distintas sociedades anónimas (Sagep) que se encargan de la gestión del personal de los puertos, siendo estas las que determinan las condiciones laborales de la plantilla. Su función, como se ha comentado anteriormente, es la de controlar las gigantescas grúas que cargan y descargan las mercancías de los buques. Se trata de una labor de especial precisión porque, entre los cometidos de los estibadores, se cuenta la optimización del espacio disponible tanto en cubierta como en las instalaciones del puerto.

¿Qué cuestiona la UE?

Debido al procedimiento de contratación que hemos señalado en el apartado anterior, desde Bruselas se considera que es un proceso un tanto oscuro y con claros tintes monopolísticos. Así lo dejó escrito la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo de 11 de diciembre de 2014. El fallo del alto tribunal comunitario establece que las empresas que operan en los puertos no tienen por qué servirse exclusivamente de los estibadores contratados por Sagep. Esta situación vulnera el principio de libre competencia y expone a España a posibles sanciones por parte de la UE.

¿Cuáles son las condiciones de trabajo de los estibadores?

Este es, sin duda, el aspecto sobre el que han corrido más ríos de tinta en las últimas semanas. Desde Sagep y las organizaciones sindicales se niega que los profesionales de la estiba cuenten con sueldos muy elevados pero los datos facilitados son incompletos o inexactos. Algunos medios de comunicación, caso del diario El Mundo, han realizado sus propios trabajos de investigación y han constatado las altas remuneraciones. Según este periódico, el 80% de los estibadores del puerto de Valencia percibirían más de 80.000 euros al año.

La Universidad de Barcelona también ha elaborado su propio estudio, a instancias de la Coordinadora de Trabajadores del Mar, y ha encontrado importantes diferencias entre los principales puertos nacionales (Barcelona, Algeciras y Valencia). En cualquiera de los casos, hablamos de suelos altos, que en el caso valenciano alcanzan los 114,88 euros diarios (el informe habla de ‘jornales’ para referirse a la remuneración de cada jornada de trabajo). La patronal del sector habla de sueldos medios cercanos a los 68.000 euros anuales.

¿Qué propone el Gobierno?

El Ministerio de Fomento ha presentado una propuesta para liberalizar el sector, buscando que las empresas que utilicen los servicios de estiba no tengan que hacerlo necesariamente con los trabajadores presentes en la Sagep. El decreto en el que trabaja el Ejecutivo contempla un calendario de aplicación de esta reforma que se dilatará a lo largo de tres años. En el primero de ellos, el 75% de los estibadores todavía formarán parte de la Sagep, porcentaje que se reducirá al 50% y al 25% en los dos años siguientes.

Cabe tener presente que nuestro país ya ha sido sancionado con una multa de 21,5 millones de euros a la que podrían sumarse nuevas penas si no se acomete la liberalización inmediata del sector. De ahí que el Gobierno se haya mostrado poco favorable a la negociación, habiendo filtrado que Bruselas podría sancionar a España con más de 130.000 euros diarios mientras se mantenga la actual situación. Los sindicatos quieren prolongar el tiempo en el que solo los actuales estibadores desempeñarán este trabajo.

Dificultades políticas

La rapidez del Gobierno puede verse truncada por la adversa correlación de fuerzas en el Congreso de los Diputados. A los votos del PP deberán sumarse los de otros grupos, no siendo suficiente el eventual apoyo de Ciudadanos. Con el ‘No’ asegurado de Unidos Podemos y de buena parte de la bancada nacionalista, el PNV se ha puesto de perfil y la antigua Convergència está en otras cosas, todas las miradas se dirigen, una vez más, al PSOE.

Vía: El Confidencial.

Foto: © chungking

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...