Los Estados Unidos evitan el abismo fiscal en el último instante

Demócratas y republicanos han llegado a un acuerdo en el último instante para evitar el temido abismo fiscal. Los más ricos -un 1% de la población- ven como se les sube el IRPF, y los recortes de gasto público se paralizan hasta marzo.

El Congreso estadounidense consiguió evitar el temido abismo fiscal con un pacto in extremis que no deja contentos a demócratas ni republicanos. El acuerdo, que supone una subida de impuestos para los más ricos y retrasa los recortes del gasto público en dos meses, fue aprobado con 257 votos a favor y 167 en contra -en el Senado obtuvo 89 votos positivos y solo ocho en contra-; aunque no tiene una validez más allá de los dos meses. En febrero se retomarán las negociaciones con unos republicanos cada vez más divididos y un Partido Demócrata con mucho descontento entre sus filas.

Según el acuerdo, los recortes del gasto público que hoy deberían entrar en vigor se suspenden temporalmente hasta marzo. Se trata de 110.000 millones de dólares (unos 83.000 millones de euros) que afectarían al Pentágono y a las ayudas a pobres y ancianos. El IRPF sube para un 1% de los estadounideses, y también se han extendido las ayudas a programas agrarios en peligro, con lo que se evita que los precios de la leche y sus derivados se multipliquen por dos.

John Bohner, Presidente del Congreso, retrasó hasta última hora la votación -se celebró a las 11 de la noche, 5 de la madrugada en España- mientras que sus compañeros del Partido Republicano, con el «halcón» Eric Cantor al frente, amenazaban con enmendar el acuerdo si no se reducía todavía más el gasto. Finalmente, los republicanos aceptaron la primera subida de impuestos desde 1993, pero a cambio se mantienen los recortes fiscales de Bush para el 99% de la población.

Entre los demócratas, las críticas se dirigen a Obama, a quien acusan de ceder demasiado ante los republicanos, con mayoría en el Congreso, y le acusan de haber elevado demasiado el concepto de «rico». Howard Dean, aspirante demócrata a la presidencia en 2004 y presidente del partido, calificó el acuerdo como «una gran victoria a largo plazo para la derecha. Y una victoria política a corto plazo para los demócratas».

Obama presumió de haber logrado subir los impuestos a los más ricos, aunque reconoció que el déficit público -superior al 7%- es demasiado alto y que el acuerdo no hace nada para reducirlo. El Presidente estadounidense se lamentó por no haber conseguido un acuerdo más amplio porque  «no hubo ni apoyo ni tiempo», y dijo que espera que la situación vivida estos días, con reuniones maratonianas para evitar el abismo fiscal, no se repita en febrero, momento de abordar recortes y subir el techo legal de deuda pública, que está sobre el 104%. Entonces, el Congreso se habrá renovado, aunque tras las elecciones del pasado 6 de noviembre el equilibrio de fuerzas se mantiene.

Fuente: El Mundo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...