Los cines de China intentan innovar por medio del diseño

Los cines de China cada día tienen más éxito gracias a la adopción de diseños avanzados que llaman la atención de los espectadores.

diseños del cine

Aunque en nuestro país los cines se encuentran de capa caída y cada vez se producen más cierres, hay otros países en los que esta industria se encuentra cada vez en mayor auge. Si recientemente hablábamos de cómo los cines habían vuelto a Arabia Saudí, ahora lo que hacemos es detenernos en la expansión que están teniendo en el mercado chino.

La sociedad china se vuelca en los cines y sigue asistiendo a las salas en masa, disfrutando tanto de las películas de producción nacional como de las que vienen desde Estados Unidos. El efecto de la popularidad del cine en China se nota en todos los frentes. En Hollywood son cada vez más las productoras chinas que toman las decisiones importantes y que financian los grandes blockbusters, lo que hace que estas empresas puedan personalizar las películas para complacer a su audiencia.

Y en China lo que están haciendo algunas de las principales firmas de cines es personalizar las salas con la intención de crear experiencias interactivas más avanzadas y llamativas. Para ello se está contando con diseñadores y arquitectos, personas de otros medios que saben crear entornos envolventes y que aunque no tienen un vínculo directo con el cine, saben dar forma a espacios que produzcan buenas sensaciones entre los espectadores.

Esta personalización de las salas se cree que produce un factor de emoción en el espectador al nivel de tener curiosidad por conocer el lugar donde verá la película. Es decir, que la participación del espectador no comienza con la película y termina con la misma, sino que antes de que la cinta comience a rodar ya está disfrutando de una experiencia por la que le merece la pena pagar. Es parte de la idea de darle algo más al público, de compartir con los clientes una obra de arte, una escultura, un diseño, algo que le haga recordar el cine de una forma especial.

Este nivel de personalización se aprecia tanto en las salas, donde se da un aspecto totalmente diferente a las paredes, los suelos y los techos, como en las taquillas, que en algunos casos optan por diseños tan extraños que resulta difícil creer que se trata de un cine. Pero es parte de la guerra que se ha formado en un país en el cual los cines llenan las calles de forma casi escandalosa. Hay cines por todas partes y estos se hacen un nivel de competencia tan extremo que sus propietarios tienen que tomar medidas.

diseños del cine chino

Los estilos de diseño, los conceptos que se crean para las salas y las sensaciones que se comparten con los espectadores son muy diversas. Dicen los expertos que están detrás del proyecto One Plus Partnership, que han diseñado más de 50 cines en toda China, que lo importante es hacer que el espectador crea que está más metido dentro de la película y de la experiencia cinematográfica. Y todo ello sin hacer uso de tecnología, solo la vista y las sensaciones del ambiente. En algunos de los cines se opta por materiales tradicionales que llevan al espectador a un viaje al pasado en el cual parece que haya trascendido 30 o 40 años en el tiempo, sensación que se ve contrapuesta con la última tecnología cinematográfica ofrecida en la sala.

Otros de los diseños crean entornos más futuristas, utilizando el aluminio, formas abstractas, elementos que cuelgan del techo y que en algunos casos incluso tienen movimiento. Todo vale para dar esa sensación de sorpresa y ese factor inesperado que hace que los espectadores vuelvan a la sala en el futuro y que la recomienden a otras personas que conocen. Hay cines que incluso se decantan por una decoración que unifica el techo, la pared y el suelo creando laberintos y formas curiosas que dejan una sensación aún más envolvente entre el visitante. En la carrera por sorprender no hay límites, sobre todo sabiendo lo amplios que son los espacios de los que se dispone en las salas de cine y más aún en el complejo cinematográfico en general si se les da a los diseñadores la oportunidad de trabajar libremente.

La duda está en saber cuánto tiempo seguirá esta tendencia en China y si el negocio del cine tiene tanta viabilidad como se piensa. Posiblemente, por cómo está encauzada la sociedad alrededor de este negocio y de su explotación, es muy probable que no tenga problemas en aplazar su ocaso al menos una o dos décadas. Es mucho más de lo que se puede decir de Occidente, donde las salas de cine se han encontrado con serios obstáculos para monetizar sus espacios después de los excesivos niveles de inversión realizados en tecnología como el 3D, que ha supuesto un serio batacazo para la industria al no compensar as grandes cantidades de dinero depositadas en la adaptación de las salas.

Vía: CNN

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...