Leones marinos al rescate

El Oceanogràfic de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia trabaja en un proyecto, pionero en Europa, para evaluar el potencial y la capacidad de los leones marinos. Un estudio que, de ser positivo, haría posible que se emplearan en labores de rescate y salvamento marítimo así como en trabajos de recuperación de objetos sumergidos.

Según se extrae de este proyecto, éstos mamíferos son expertos en la localización de objetos en condiciones difíciles ya que pueden maniobrar en espacios estrechos e ir a la orilla. Unas condiciones que les hace interesantes para un rescate combinado tierra-mar o en casos en los que la víctima se encuentre en una zona de difícil acceso.

Y es que los leones marinos son expertos nadadores y tienen la capacidad de moverse aún cuando hay poca visibilidad o poca luz debajo del agua. Son animales muy disciplinados y tienen la ventaja adicional de que pueden hacer repetidas inmersiones en aguas profundas sin sufrir los efectos de la enfermedad de descompresión como les sucede a los submarinistas. De hecho, pueden bucear más de 10 minutos sin tener que respirar y hacer inmersiones por debajo de 200 metros de profundidad durante 16 horas.

El veterinario responsable del Oceanogràfic, Daniel García, sugiere que estas condiciones podrían «ser útiles» para casos como el accidente del Costa Concordia, en la costa italiana.

Además, Daniel García destaca que a estos animales «se le pueden colocar una cámara para ver si en los compartimentos del Costa Concordia quedan víctimas, a qué profundidad se encuentran». Igualmente pueden ayudar si se tienen que ir colocando explosivos para hacer aperturas en el barco, y bajar y subir el material, sin que el buceador tenga que hacer las descompresiones.

De momento, Patrick y Naima son los dos leones marinos que diariamente trabajan con sus cuidadores y entrenadores en este programa, que se inicia desde que nacen, con un contacto continuo con múltiples objetos y personas diferentes para conseguir la mayor desensibilización posible al contacto humano.

Hasta ahora, la única noticia de que se disponía de su utilización es en la Marina americana que los usa «con fines militares defensivos» para vigilancia en puertos o recuperación de objetivos pero nunca con «fines kamikazes», explica el veterinario.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...