Leche Pascual se suma a la puja por Cacaolat

Leche Pascual ha presentado una oferta para comprar la empresa láctea Cacaolat, que se había declarado en concurso de acreedores y suspensión de pagos por Nueva Rumasa.

Leche Pascual ha presentado una oferta para comprar la empresa láctea Cacaolat,   declarada en concurso de acreedores  y suspensión de pagos por Nueva Rumasa. Otras firmas, como Central Lechera Asturiana, Vichy Catalán o el grupo inversor Victory también pujan por hacerse con el control de la láctea.

Todavía es pronto para fijar cifras y condiciones, pero según lo manifestado en los últimos días, Leche Pascual podría ser una de las entidades con mayores probabilidades de hacerse con el control de Cacaolat. Según han informado a la Agencia Efe fuentes conocedoras del proceso concursal, la corporación láctea ha formalizado su oferta ante el juzgado número seis de Barcelona para comprar Cacaolat, que acumula un pasivo de 25 millones de euros y una facturación alrededor de los 100 millones anuales.

Leche Pascual podría pujar por Cacaolat

El presidente  de la entidad, Tomás Pascual, aseguraba en la Ciudad Condal a finales del mes de mayo que ‘Cacaolat es una empresa interesante”, aunque supeditó su interés a que sus propietarios decidieran venderla. El plazo para buscar compradores para la unidad productiva de Cacaolat está abierto, según las informaciones del juzgado mercantil número seis de Barcelona, momento que ha aprovechado la compañía láctea para formalizar su interés en la adquisición.

Además de Leche Pascual, otras tres compañías pujan por hacerse con el control de la clásica firma de batidos. Entre ellas, destaca la Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa), grupo que engloba la marca Central Lechera Asturiana, el grupo Vichy Catlán y el conglomerado inversor Victory Corporate Turnaround, una entidad especializada en la reestructuración de empresas.

Cacaolat forma parte de la treintena de empresas de Nueva Rumasa en las que se presentaron concursos de acreedores empujado por las dificultades financieras de la compañía matriz, y que han afectado a miles de inversores de la compañía. La empresa de batidos cuenta con una plantilla de 500 trabajadores, incluidos los presentes en la planta de producción de Barcelona  y los 100 de la planta de Zaragoza.

A corporación, aun teniendo beneficios, fue declarada en concurso para hacer frente a los problemas de liquidez de Nueva Rumasa, imputada por estafa. De hecho, aunque todavía se desconocen las cifras de Cacaolat para el ejercicio de 2010, la facturación se estima en unos 104 millones de euros, lo que supondría el segundo año consecutivo de crecimiento para la entidad catalana, un dato que no ha sido tenido en cuenta a la hora de declarar la entidad en concurso de acreedores.

Foto: Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...