Las primeras cifras muestran un discreto rédito económico de Río 2016

Los JJ.OO. llevaron al país a 157.000 turistas menos de los que congregó Londres en 2012. Goldman Sachs lo achaca a los numerosos errores de planificación.

rio

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro forman ya parte de la historia y con ellos los nombres de los deportistas que han logrado las mayores hazañas, como Michael Phelps o Usain Bolt. Una vez caído el telón, llega la hora de sentarse a evaluar las cuentas que ha dejado el fastuoso espectáculo olímpico, un trámite que en el caso de Río resulta de lo más pertinente por las notables dudas que se generaron durante su preparación. Los primeros datos dejan un sabor agridulce.

La agencia Embratur ha puesto cifras a la llegada de visitantes al país con motivo de los JJ.OO. y estas resultan moderadamente positivas. Pese a los numerosos factores de riesgo como el virus Zika o el descontento social por la crisis que atraviesa el país, los turistas han respondido en mayor proporción de lo esperado. Un total de 541.000 viajeros se han desplazado a Brasil durante las más de dos semanas que ha durado el evento deportivo, un buen dato pero que se queda muy lejos de los 698.000 turistas que atrajo Londres 2012.

Para evitar que el turismo fallara, y con él la posibilidad de rentabilizar la organización de los JJ.OO., el Gobierno de Brasil había aprobado una exención de visados turísticos casi generalizada. Algo más del 70% de los turistas no han tenido que cumplir este trámite, lo cual puede haber animado a más de uno a acudir a la cita olímpica. Una valoración más completa del impacto económico real de esta afluencia de visitantes requerirá conocer cuál ha sido el desembolso total realizado en el país.

El banco de inversión Goldman Sachs se ha apresurado a presentar el informe ‘Olympics and Economics 2016’ y los expertos consultados coinciden en que el país sudamericano ha cometido distintos errores de planificación que se apreciarán en los resultados económicos. Así, las noticias de instalaciones por completar a escasas semanas de los JJ.OO. o el esperpento político a cuenta de la suspensión de la presidenta Dilma Rousseff habrían tenido un efecto disuasorio muy claro entre posibles visitantes.

Vía: Bolsamanía.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...