Las olas de calor no afectan en el consumo eléctrico

Debido a la crisis las olas de calor no aumentan la factura de la luz, a pesar del calor. Los consumidores hemos optado por otras formas de sobrellevar las altas temperaturas.

Beber agua para evitar golpes de calor.

Qué más típico de la temporada estival, además de un helado, la playa, el sol, una sombrilla, unas vacaciones… que las ¡olas de calor! Se caracterizan por altas temperaturas y por prácticamente obligarnos a quedarnos en casa o en algún lugar fresquitos, incluso nos pasa por la mente volver al trabajo aunque sólo sea por disfrutas del aire acondicionado.

Una ola de calor es un periodo de al menos tres días excesivamente cálido y también puede ser muy húmedo. Todo depende de la temperatura que en esa zona es la “normal”. Mientras sea bastante más elevada que la “normal”, podremos considerar una ola de calor.

Algunas regiones son más susceptibles a sufrirlas que otras. Si un clima mediterráneo experimenta una ola de calor se pueden registrar temperaturas muy elevadas. Estas temperaturas pueden afectar en la salud y en el comportamiento de las personas. También pueden provocar incendios por la sequia que produce.Tendremos que atender con especial cuidado a las personas mayores y a los niños más pequeños que son las más susceptibles a sufrir un golpe de calor.

Otra de las consecuencias más directa son las subidas de consumo de electricidad. Con este calor sofocante tendemos a quedarnos en casa, nos sentimos más cansados y con menos ganas de hacer cosas. Estar en casa o en lugares con aire acondicionado nos facilitará sobrellevar las altas temperaturas.

Los récords de consumo eléctrico siempre se han registrado durante estos días de elevadas temperaturas. Aunque este año y debido a la situación económica que atraviesa el país está tendencia ha cambiado. Durante la semana de más calor, del 6 al 10 de Agosto,  el máximo de potencia fue el 10 de Agosto.

El bajo registro también se puede justificar por el periodo de vacaciones en las que las oficinas cierran sus puertas y el consumo de luz, aire acondicionado, fotocopiadoras es menor. Pero también porque, justamente por disminuir nuestros gastos utilizamos otras alternativas para sofocar el calor.

Vuelve el abanico, los ventiladores y otras opciones más económicas. La crisis afecta en muchos aspectos y tenemos que apretarnos el cinturón para salir de esta situación y poder disfrutar de unas vacaciones sin pasar calor y lo más fresquitos posibles.

Además de seguir los consejos de los médicos para evitar sustos, sobre todo las personas que sufren enfermedades, obesidad, ancianos y bebes, como por ejemplo beber mucha agua para hidratarnos, tener las persianas bajadas durante el día y mucha paciencia.

Foto / Gobierno de Aguascalientes

Información / L.BALLESTER VALENCIA

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...