La Seguridad Social, bajo mínimos

España vuelve a la senda negativa de la destrucción de empleo. Tras cuatro meses en los que se estaba invirtiendo la situación (por el aumento de la actividad en verano), el mes de agosto ha vuelto a registrar datos negativos. Ahora son 4.625.634, por lo que hay que contabilizar 38.179 empleos menos que el mes anterior.

La subida del IVA, del 18% al 21% y que comenzó a aplicarse hace tres días, puede dejar al país más en la ruina si cabe. El consumo tiene todas las papeletas de tocar niveles jamás conocidos. La demanda se resiente por culpa de la crisis como nunca lo había hecho antes. Si a esto añadimos la escasa capacidad del gobierno por generar riqueza y fomentar el crecimiento económico, nos encontramos con un país cuyas estructuras están a punto de desmontarse por completo. Por una parte, el Estado del Bienestar ha sido atacado desde todos los frentes. Mientras que por otra, la clase media está desapareciendo a golpe de despido. Las cifras del paro son cada vez más graves y ya no se pueden achacar a la herencia del gobierno socialista.

Rajoy es incapaz de acabar con la subida del paro

Tras varios meses apuntando hacia abajo, el desempleo ha vuelto a subir en el mes de agosto. En España hay 38.179 personas más que están sin trabajo. La tragedia se prolonga y no hay señales de cuándo tocará a su fin. En total, hay 4.625.634 desempleados en España, lo cual es mucho más grave si tenemos en cuenta que el paro ha aumentado en el último año un 12%. Esta cifra es totalmente insostenible. El Partido Popular jugó durante un tiempo con la baza de que el cambio de gobierno podría dar más confianza a los mercados para generar empleo, pero nada más lejos de la realidad. Las políticas de empleo del partido dirigido por Mariano Rajoy han sido nefastas. En vez de fomentar la creación de empleo, se han aprobado medidas que lo destruían. Además, cuando hemos tenido datos positivos, en comparación con otros años han sido bastante pobre.

Tras los últimos cuatro meses de creación de empleo (por el obvio tirón estival), hemos vuelto a la senda del empobrecimiento laboral. Mientras no se creen estructuras de trabajo sólidas que garanticen un puesto, unas condiciones y un salario digno, España seguirá sumida en la miseria. Nos quedan años oscuros que pasar. Póngase a cubierto, porque lo peor está por llegar. Y es que la Seguridad Social está bajo mínimos. El hecho de que haya tenido que recurrir al fondo de prevención para poder hacer frente al pago de las pensiones lo dice todo. Hay muy poca gente cotizando, el consumo ha caído en picado, los parados se multiplican. ¿Y ante todo esto qué hace el gobierno? Salvaguardar sus propios intereses. De vergüenza.

Foto: ppcantabria

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...