La Región de Murcia, primera autonomía que suprime los aforamientos

La Asamblea Regional de Murcia aprueba por unanimidad la eliminación de la figura del aforado. Es una cesión del PP a C’s para retener la presidencia de la comunidad.

Referee hammer and a man in judicial robes

En las últimas semanas hemos asistido a una cascada de relevaciones sobre supuestas tramas de corrupción así como a distintas novedades en causas que ya llevan mucho tiempo abiertas. Sin lugar a dudas, la ‘Operación Lezo‘ es la que se ha llevado un mayor número de titulares pero la entrada en prisión de Jordi Pujol Ferrusola, hijo del expresidente catalán, ha sido otra noticia destacada. En este clima, la Región de Murcia parece decidida a facilitar la acción de la justicia contra la corrupción.

El candidato del Partido Popular a la presidencia de la comunidad murciana, Fernando López Miras, ha aceptado la exigencia de Ciudadanos de suprimir los aforamientos para recibir su apoyo en la próxima sesión de investidura. De este modo, el parlamento murciano ha sacado adelante la propuesta con el voto unánime de todas las formaciones, convirtiendo a la Región en la primera comunidad autónoma que no tendrá aforados. La decisión llega tras la dimisión del anterior presidente autonómico, Pedro Antonio Sánchez, por su investigación a causa de un episodio acaecido durante su etapa como alcalde de Puerto Lumbreras.

Conviene destacar que el aforamiento permite a un cargo público sortear la acción de la justicia ordinaria al tener que ser juzgado por el Tribunal Supremo (TS). No se trata, por tanto, de una figura jurídica que permita la comisión de delitos sino que simplemente establece un procedimiento distinto para juzgar cada caso. En cualquier caso, los aforados sí que se benefician de una mayor dilatación de los plazos y cuentan con que el TS apoye o no la apertura de un juicio.

España es uno de los países europeos en los que existe un mayor número de aforados, teniendo presente que todos los parlamentarios autonómicos y nacionales así como los senadores y los miembros de los diferentes gobiernos cuentan con este estatus. El sentido original del aforamiento es proteger a personalidades públicas de posibles acciones legales encaminadas únicamente a horadar su honor. No obstante, muchos políticos se han beneficiado de ello para torpedear investigaciones por conductas ilícitas.

Vía: La Región.

Foto: © andreyuu

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...