La política migratoria pendiente de la Unión Europea

El incremento del número de entradas ilegales en territorio comunitario sitúa la pelota en el tejado de la UE ante las quejas del sur.

melilla

En los últimos meses, las avalanchas migratorias en Melilla y la costa sur italiana se han convertido en una triste cotidianidad en los medios de información. Las implicaciones humanitarias y morales de este fenómeno parecen muy evidentes, pero no está tan claro cuál ha de ser el protocolo a seguir más allá de los rescates en alta mar o de la acogida de los inmigrantes. La Unión Europea (UE) tiene por tanto pendiente el desarrollo de una legislación sobre inmigración de igual validez en todos los países.

La Agencia Europea de las Fronteras (Frontex) ha puesto esta carencia normativa en evidencia al señalar que el flujo de inmigrantes que buscan entrar en Europa seguirá aumentando en los próximos meses. Además, Frontex constató el considerable aumento de las entradas ilegales durante el pasado año, cuando crecieron un notable 48% hasta superar las 100.000 personas. Obviamente, estos datos inquietan bastante más a los países del sur que a los de Europa Central y Escandinavia. No obstante, una vez el inmigrante se ha introducido en suelo comunitario resulta imposible prever su próximo desplazamiento.

Ante esta realidad, países como España o Italia han tenido que hacer frente a importantes gastos para dar la debida asistencia a las maltrechas personas que se adentraban en su territorio soberano. Centros de internamiento de inmigrantes o más dotación para los servicios de rescate son solo algunas de las partidas que más han crecido en los últimos tiempos. De fondo, todavía está por discernir qué postura adoptar cuando el inmigrante ya se encuentra en libertad dentro del territorio nacional.

La ausencia de legislación actúa por consiguiente como un estímulo para las mafias que trafican con estas personas, pues saben que la indefinición legal les beneficia enormemente. Por otro lado, resulta igualmente inquietante el fortalecimiento de los mensajes antiinmigración que pregonan las formaciones políticas más radicales. En este sentido, el espíritu de la UE y por extensión del espacio Schengen se ven seriamente comprometidos. La campaña para las elecciones europeas está viendo cómo los partidos «ultras» explotan este mensaje.

Vía: Cinco Días

Foto: StephaneMGrueso

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...