‘La piel que habito’, ¿Terror nervioso?

Hace pocos días que se ha estrenado en los cines españoles La piel que habito, el nuevo thriller de Pedro Almodóvar que tanto dio de que hablar a la crítica cuando se presentó en el Festival de Cannes. Dejando por un momento las opiniones de los expertos a un lado, lo cierto es que el film, basado en un médico interpretado por Antonio Banderas que quiere vengar la violación de su hija inventando una piel transgénica, está funcionando de maravilla en las taquillas españolas.

Hasta este momento, la película de Pedro Almodóvar ya se ha registrado como el segundo mejor estreno español de 2011 tras Torrente 4 e incluso ha mejorado las cifras de venta en taquilla de su anterior película Los abrazos rotos. El film protagonizado por Penélope Cruz recaudó 4,1 millones de euros en su momento y Volver terminó con 10,2 millones. Por su parte, La piel que habito, con 1.213.274 euros, está respondiendo de maravilla a la campaña de promoción que Almodóvar hace meses que lleva cuidando al más mínimo detalle. Así que, entre entre el mal tiempo y la escasez de estrenos interesantes, las salas en las que se proyecta la película se van llenando día a día. Pero ¿se trata de una obra maestra o de un fracaso?

Las opiniones están divididas. Mientras que Cannes ovacionó la película de Almodóvar, esas mismas personas que aplaudieron tanto al director manchego tomaron el thriller como una comedia. Lo que supuestamente tenía que ser una película que se adentraría en territorios abismales habitados por el horror frío, un film obsesivo, oscuro, arriesgado y subversivo, termina por generar escenas en que los espectadores simplemente se ríen. Ante la inoportunidad de algún toque humorístico o la aparición de algún personaje gracioso pero innecesario (¿un tigre portugués?), la gente se toma algunas situaciones como cómicas cuando en realidad se supone que debería tratarse de la puesta en escena de los territorios más sombríos y perturbados del cerebro. Ante eso, Almodóvar dijo que el humor no había sido su intención, y que en todo caso, su género podría describirse como “terror nervioso“.

Sea como sea, las críticas han sido muy dispares. Carlos Boyero, el crítico cinematográfico de El País que no elogia a Almodóvar desde el estreno de Volver, se refiere a la interpretación de Banderas con estas palabras: “El tipo va de rarito, de verdugo al que no se le altera nunca el gesto, la voz ni el sentimiento aunque esté ejecutando salvajadas. Pero cuando conozcan a la madre y al hermanastro brasileño, el galeno zumbado hasta les parecerá normal. Los disparates se acumulan“. Y en cambio, son muchos los que aseguran que la de Almodóvar es una seria candidata a la Palma de Oro y otra genialidad del director.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...