La formación original de Barón Rojo se disuelve otra vez

El pasado sábado 22 de octubre, la formación original de Barón Rojo se subió a los escenarios para dar el último concierto de su gira retrospectiva, en el Palacio Vistalegre de Madrid. Un último concierto que no supone una despedida definitiva del grupo, pero si un adiós a los cuatro músicos fundadores de la banda que revolucionó el rock español.

Último concierto de Barón Rojo

Último concierto de Barón Rojo

Tras encontrarse en Viñarock y tocar los grandes clásicos de Barón Rojo por duplicado, los cuatro miembros originales decidieron volver para una última gira retrospectiva en 2010. Con la crisis de por medio, no realizaron demasiados conciertos por lo que Barón Rojo, el original, repitió la gira y la cerró el pasado 22 de octubre en Madrid.

Pantalones pitillo, camisetas negras, bambas de los 80’s y cabezas con más calvas que greñas se arremolinaron alrededor del Palacio Vistalegre de Madrid. Rockeros de la vieja escuela (¿para qué decirlo en inglés si son de aquí?) que rememoraban una vez más sus aquellos años mozos en los que asistían a los conciertos de Barón Rojo, muchos de ellos acompañados de sus hijos. Y es que la pasión por el rock no tiene edades y entiende de genética.

El concierto dio el pistoletazo de salida a las ocho y media, con un público fiel y animado que corrió en estampida para alcanzar los primeros puestos cerca del escenario y es que el Vistalegre de Carabanchel tiene una acústica pésima que le da un encanto único a los conciertos. Suenan las primeras canciones: Son como hormigas, Desertores del rock, El malo, Rockero indomable, Chicos del rock y Tierra de vándalos. Y aun entra más gente para verles.

El público se aclimata cuando escuchan el grito obligado de “¡Carabanchel!” al empezar a tocar Travesía urbana. La siguen Chica de la ciudadCon botas sucias. El momento álgido lo copan Incomunicación, El Barón Rojo vuela sobre Inglaterra y Pobre, quizás esta es la que toca más al público en estos tiempos de crisis.

Barón Rojo está que se sale y tocan Cuerdas de acero, Hijos de Caín, Larga vida al rock and roll, Tierra de nadie y Señor inspector. El final se acerca y empiezan a distinguirse los primeros acordes de  Los rockeros van al infierno porque en el cielo el rock duro no se lleva. La sigue Resistiré y nos damos cuenta que esto ya se acaba, que las casi tres horas de concierto tienen su fin. Casi me mato pone el punto y final a una noche rockera, con regusto a los ochenta, donde los grandes Barón Rojo bajaron de los escenarios.

Fuente: rollingstone.com
Foto: dr_zoidberg

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...