La extrema situación de los refugiados libios

Miles de desplazados malviven en las zonas fronterizas de Túnez y Egipto huyendo de la represión del régimen de Gadafi

Las revueltas populares se suceden en Libia. Los ciudadanos reivindican un cambio de gobierno que aleje a Muamar al Gadafi del poder, acabando así con la brutal y prolongada represión a la que se les ha sometido. No obstante, Gadafi se resiste a abandonar sus privilegios agrediendo al que antaño fuese ‘su’ pueblo: bombardeos, ataques de mercenarios, torturas… Ello, como era de esperar, ha provocado que miles de personas intenten huir del país por miedo a las represalias.

La situación en el país obliga a muchos libios a huir.

El flujo de refugiados comienza a ser considerable y se dirige sobre todo hacia las zonas limítrofes de Túnez y Egipto, por las zonas oeste y este respectivamente. Las consecuencias de estas migraciones masivas no se han hecho esperar. Desde la página de Amnistía Internacional se relata la tragedia que, día a día, se vive en el campo de refugiados de Chucha, en Túnez. Esta zona, conocida como «la puerta del Sahara» alberga tres campos distintos, cuyas condiciones de vida son, cuanto menos, extremas. No olvidemos que pisamos territorio desértico y que, además, la zona se encuentra prácticamente aislada.

Por el momento, y hasta donde se puede contabilizar, más de 200.000 inmigrantes han llegado hasta las fronteras de países como Túnez, Egipto, Argelia o Niger con el objetivo de ponerse a salvo. No obstante, y según denuncia no solo Amnistía Internacional, sino también ACNUR (organismo de la ONU oara los refugiados) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, las condiciones en las que se encuentra gran parte de la población libia desplazada son acuciantes.

Estas organizaciones sin ánimo de lucro piden ahora, y de manera inmediata, que los Estados miembros de la Unión Europea se impliquen en mejorar la situación de los miles de refugiados libios. Sin embargo, y por el momento, son pocos los estados que se han mostrado dispuestos a ayudar. Tan solo ocho países europeos han echo un amago de «reasentar» a algunos de los refugiados, y entre ellos no se encuentra España. No obstante, el número de plazas que los Estados participantes ofrecen apenas podrían cubrir las necesidades de 800 personas.

Las organizaciones mencionadas en este artículo ya han empezado a trabajar para que la comunidad internacional se preste a acoger a estas gentes sin hogar que no pueden volver a sus país, en pleno conflicto bélico. Mientras tanto, malviven en condiciones insalubres a la espera de que alguien les eche una mano. Como bien se dice en la web de Amnistía Internacional, esperando el compromiso de los países que, «con su participación en las operaciones de la OTAN, han sido parte en el conflicto, convirtiéndose en una de las causas del traslado involuntario al que se han visto obligadas estas personas«.

Foto por americanistadechiapas en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...