La empresa Diviertt culpa al Ayuntamiento y a la policía por el exceso de aforo

El dueño de la empresa Diviertt ha declarado ante el juez y se ha desvinculado de su responsabilidad en materia de seguridad.

ana botella

Ana Botella, alcaldesa de Madrid.

Miguel Ángel Flores, dueño de la empresa Diviertt, organizadora de la fiesta de Halloween del Madrid Arena en la que fallecieron cuatro jóvenes  responsabiliza directamente al Ayuntamiento de Madrid y a la Policía Municipal de la seguridad del evento tanto dentro como fuera del recinto. Así lo ha manifestado el empresario tras declarar durante más de tres ante el juez Eduardo López Palop.

Tras prestar declaración esta mañana en el Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, el empresario Flores ha quedado en libertad con cargos por lo que tendrá que presentarse los días 8 y 24 de cada mes ante el juzgado. Durante su comparecencia como imputado por cuatro homicidios por imprudencia, un delito de lesiones muy graves y un delito de seguridad colectiva, Flores ha contestado a la fiscalía y a los letrados de las familias de las fallecidas, pero se ha negado a responder al Ayuntamiento, a Madrid Espacios y Congresos, a Manos Limpias y a Kontrol 34. Flores se ha desvinculado de la responsabilidad en temas de seguridad y ha acusado a la Policía Municipal de no colaborar cuando solicitó su ayuda ante la estampida de jóvenes y la posterior tragedia del pasado día 31 de octubre.

También ha asegurado que la seguridad del recinto correspondía a Madrid Espacios y Congresos y a la empresa Seguriber, pues esta última es la empresa cuya contratación es obligatoria cuando se alquila el Madrid Arena. Con respeto a Madrid Espacio y Congresos, en su declaración Flores ha señalado que estos falsificaron el correo en el que la empresa Divertt presuntamente reconocía la cantidad de gente que se encargaría de la seguridad en el interior y en el exterior, mencionando que anteriormente se le había concedido permiso para «meter a 12.000 personas».

Flores ha reconocido que en Madrid Arena habían entre 13.000 y 14.000 personas, miles de las cuales se colaron en el recinto municipal sin entrada. Según su testimonio ante el juez, se vendieron 9.650 entradas, pero justifica la avalancha de gente cuando muchos jóvenes que estaban haciendo botellón en los alrededores se saltaron las barreras de seguridad y accedieron al recinto. Flores ha mencionado que la Policía tampoco hizo nada al respecto para alejar a los grupos que estaban bebiendo en el aparcamiento. Para apoyar esta idea, Flores añadió que esa era la razón por la cual había hecho «poca caja» esa noche.

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha salido en defensa de la Policía Nacional y ha aclarado que la Policía  ni inspeccionó ni dio el visto bueno al Madrid Arena antes de la fiesta de Halloween porque no era su competencia y que su labor se limitaba a recoger la documentación administrativa correspondiente -certificados de instalación de estructuras, ignífugos, instalación eléctrica, servicios asistenciales, sanitarios-.

En medio de tanta polémica, el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, ha adelantado que durante los próximos días  solicitará que la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, declare ante el juez como testigo. 

Vía / El Mundo

Foto/ PP Madrid

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...