La cumbre por el euro rompe Europa

La cumbre europea para salvar el euro y la propia Unión Europea ha dejado en evidencia las relaciones entre el Reino Unido y el resto de países. El distanciamiento de los británicos, con su primer ministro, David Cameron, a la cabeza, ha provocado serios quebraderos de cabeza en los estados miembros. Por otro lado, la gran beneficiada de la reunión ha sido Alemania, que ha impuesto su punto de vista para salir de la crisis.

Europa se rompe. Éste debería ser el titular de todos los periódicos durante el fin de semana, y no el resultado del Clásico entre el Real Madrid y el F. C. Barcelona. La Europa que hemos conocido hasta hoy está muy cerca de expirar. El problema no son tanto las dos velocidades, sino que las propuestas para la salida de la crisis no acabarán definitivamente con ésta, sino que la ampliarán en el tiempo. A los políticos les interesa (y mucho) que estemos en crisis. Es la mejor excusa para apretar a la ciudadanía más aun si cabe. Mientras tanto, el resto de los mortales soportamos todos los recortes que, se supone, acabarán con dicha situación económica. Los políticos nos han mentido.

David Cameron

La última cumbre europea para poner fin a la crisis de la deuda pública ha finalizado con una clara vencedora: Alemania. Angela Merkel ha impuesto su punto de vista a la hora de tomar un camino u otro. El que ha prevalecido está más relacionado con ahogar a los europeos que con dar una solución verdadera al conflicto. Dejar todo en manos del Banco Central Europeo no es la mejor opción: perpetuará la crisis durante muchos años.

La compra de deuda pública por parte del máximo organismo financiero de la Unión Europea es vista como la única solución por parte de Alemania. Esto significa que los países endeudados lo seguirán estando hasta que saneen sus cuentas internas y devuelvan lo que les pide el BCE. En cambio, pierde fuerza cualquier tipo de dirección por parte del BCE para repartir la deuda entre todos los estados miembros. Es decir, se pierde en el olvido cualquier intento de crear eurobonos que igualen la situación en todos los países.

No obstante, en el horizonte está la gran amenaza de la recesión que afectará a los países europeos en el próximo año. Los analistas auguran un 2012 muy difícil, por lo que el plan de austeridad ideado por Merkel y que afecta a todos los estados miembros, puede verse trastocado en función de cómo se desarrollen las cosas en los diferentes países. Por otro lado, tenemos que la reunión de los jefes de estado de la Unión Europea ha dejado en evidencia la cada vez más deteriorada relación entre Reino Unido y el resto de países. Se puede decir que la crisis del euro sólo podrá ser solventada por aquellos que hacen uso de la moneda única. Y es que a Gran Bretaña le quedan dos días contados en la Unión Europea.

Foto: bisgovuk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...