La confianza: requisito imprescindible para la gestión del patrimonio

Lombard Odier, la mejor opción para la gestión y el asesoramiento legal y fiscal del patrimonio.

Confianza, dícese de la esperanza firme que se tiene de alguien o de algo. Así describe esta importante palabra el diccionario de la Real Academia Española (RAE). Y es que la confianza es un requisito imprescindible para que cualquier relación funcione, sea del tipo que sea. Asimismo, una vez rota la misma, es muy difícil volver a recuperarla.

Además, si ya es complicado establecer una relación de confianza con una persona que conocemos, todavía lo es más con empresas y compañías a las que confiamos algo tan importante como nuestro patrimonio, el conjunto de todos nuestros bienes y derechos.  Y más en los tiempos que corren, en los que a causa de la amplia oferta existente y de múltiples experiencias negativas que podemos oír diariamente en los medios de comunicación, resulta decisivo escoger una entidad fiable y segura.

Es preciso hacer una amplia búsqueda, seleccionando aquellas compañías con que nos aseguren, con amplia experiencia demostrable, un incremento del valor real de las inversiones a medio plazo; maximizando, al mismo tiempo, la rentabilidad desde un punto de vista fiscal. Porque una correcta gestión del patrimonio debe incluir también asesoramiento legal y fiscal

Así es como opera  Lombard Odier, cuyo modelo de transparencia está avalado por un largo legado. La entidad, consciente de una de las frases más célebres de Gandhi: «el capital, como tal, no es malo. Es el mal uso lo que es pernicioso. El capital es una forma u otra siempre será necesario», actúa en consecuencia.

Porque con la actual tesitura económica mundial, es importante invertir únicamente en compañías con balances muy saneados y con modelos de negocio muy claros, tampoco es momento de arriesgar en demasía, porque las consecuencias para nuestro patrimonio pueden terminar siendo nefastas.
Sin olvidar, que la gestión del patrimonio incorpora planificación financiera, gestión de cartera de inversiones y servicios financieros. Todo ello se gestiona teniendo en cuenta las legislaciones vigentes que, varían constantemente, por lo que requieren de especialistas en constante formación, como los profesionales de Lombard Odier, siempre a las últimas en novedades fiscales.
Por último, no nos podemos olvidar de que, desde que comenzase la difícil situación económica mundial en 2008, los mercados financieros se vieron gravemente afectados y hubo que hacer un replanteamiento global en el que se pusieron en duda el procedimiento tradicional de invertir así como la asignación de activos. Una nueva visión tanto para inversores como para sus asesores, que deben hacer, día a día, esfuerzos para adaptarse a las nuevas necesidades de los mercados. Además, los administradores tienen también que ser capaces de dialogar con sus clientes acerca de todos estos cambios y de la manera en la que satisfacer las necesidades futuras.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...