Kiko Veneno va volando

El éxito de ‘Volando voy’ sigue siendo uno de los más sonados en toda España. Sin embargo, Kiko Veneno no se quedó ahí. Siguió y siguió escribiendo y componiendo. Formó parte de la grabación del disco ‘La leyenda del tiempo’, de Camarón, pero no se conformó con permanecer en segundo plano. Suya fue la idea de mezclar poemas de Lorca e imprimirle un toque flamenco a los poemas del escritor granadino. Luego se atrevió con Dylan. Y hoy día es uno de los artistas más admirados de todo el panorama nacional.

Pocos habrán hecho una versión tan original de una canción de Bob Dylan como él. El ‘blues de Memphisde Kiko Veneno es una de las adaptaciones más conseguidas del artista norteamericano. Nacido en Girona, aunque creció en Andalucía, Kiko Veneno comenzó su carrera musical de la mano de los hermanos Amador (Rafael y Raimundo), con los que formó Veneno. Veneno fue una de las primeras experiencias en las que se fusionó el flamenco con otras músicas. “Me junto con toda clase de delincuentes…” ¡Qué grandes fueron! Y lo siguen siendo, porque Raimundo no ha dejado de colaborar con este genio de la música.

Veneno participó de forma muy activa en la composición del mítico disco de Camarón, La leyenda del tiempo. En él, Kiko tuvo un papel decisivo. Aparte de proponer poemas de Federico García Lorca como letras para imprimirle un sonido flamenco, suya fue la idea de entremezclar versos de diferentes textos del poeta granadino y darles forma de canción. Entre los temas en los que participó caben destacar los siguientes: Mi niña se fue a la mar, Viejo Mundo y Homenaje a Federico.

La carrera en solitario de Kiko Veneno dio el pistoletazo de salida el año 1982 con su primer LP, Seré mecánico por ti. A éste le siguieron otros trabajos con poca repercusión comercial. Durante los años ochenta, la vida artística de Kiko se centró en la composición de canciones para Martirio y para el programa televisivo La bola de cristal. Tras la Exposición Universal de Sevilla comenzó una nueva etapa artística, quizás, la de mayor éxito. Aunque ya había compuesto el que, probablemente, sea el tema más sonado de los que lleven su firma (Volando voy tuvo y sigue teniendo una enorme fama, además de ser tocada por diversos artistas, como el propio Camarón), no fue hasta la grabación de Échate un cantecito cuando se consolidó en el mundo de  la música. En esta grabación colaboró decisivamente Santiago Auserón y contiene grandes éxitos como Echo de menos, Lobo López, Joselito o En un Mercedes blanco.

Tras cortar el contrato que tenía con su compañía discográfica, Kiko Veneno comenzó a producir sus propios discos. Creó un sello independiente bajo el nombre de Elemúsica, cuyo primer proyecto fue Gira mundial, grabado junto con el líder de los míticos No me pises que llevo chanclas, Pepe Begines. Desde entonces, Kiko no ha parado de trabajar, y nosotros de disfrutar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...