Just Eat, Deliveroo y Glovo aún no alcanzan el éxito en España

Empresas como Just Eat, Deliveroo y Glovo todavía tienen un largo camino que recorrer en nuestro país.

comida a domicilio

Aunque están presentes en las vidas de cada vez más españoles, las empresas de reparto de comida a domicilio no han encontrado aún su lugar. Just Eat, Deliveroo y Glovo han crecido mucho en los últimos años, pero no lo suficiente para enderezar su situación económica y lograr presentar beneficios. De hecho, entre las tres presentan unas pérdidas de 32 millones de euros.

Aún no se han hecho públicas las cuentas de 2017, pero sí las de 2015 y 2016, las cuales no dejan en buen lugar a ninguna compañía del trío. La que más tiempo lleva luchando por alcanzar la rentabilidad es Just Eat, que debutó en España en 2010. Desde entonces, aunque ha logrado convertirse en una de las marcas más conocidas y en la referente en cuanto al reparto de comida a domicilio, todos los ejercicios han presentado pérdidas.

En 2014 parecía al fin haber revertido la situación, sumando un volumen de ventas de 10 millones de euros y presentando unas pérdidas de apenas 730 euros. Sin embargo, 2015 fue un duro golpe y, según los datos del Registro Mercantil, Just Eat presentó un balance negativo de 10,2 millones de euros. En 2016 los números son quizás más desalentadores, ya que aunque la facturación aumentó un 143% hasta llegar a los 18,35 millones de euros, las pérdidas fueron de 9,9 millones.

Aún así, Just Eat no tira la toalla. En 2016 compró a la que hasta entonces era su gran rival en España, La Nevera Roja, y continuó con una operación de 125 millones de euros en la que también adquirió PizzaBo (Italia) y Hellofood en Brasil y México. Tiene una plantilla de 90 trabajadores y no cuenta con repartidores, los cuales corren a cargo de los restaurantes.

Deliveroo y Glovo, por su parte, sí se encargan de llevar a casa la comida con motoristas que trabajan como autónomos. El resultado, al menos en cuanto a las cuentas anuales, no ha variado demasiado. Deliveroo llegó a España en verano de 2015 y en medio año tuvo pérdidas de 1 millón de euros. En 2016, tras sus primeros 12 meses completos en el país, se fueron hasta los 5,6 millones de euros. El caso de Glovo es quizás más preocupante. La empresa, creada en Barcelona en enero de 2015, cerró ese año con unas pérdidas moderadas de 614.199 euros. En 2016, tras ampliar su actividad a 23 ciudades de todo el país, el resultado negativo fue de 4,5 millones de euros.

Existe margen para que todos estos servicios mejoren y lleguen a un máximo nivel de posibilidades, pero de momento todavía tienen un largo camino que recorrer. Eso sí, habrá que ver si la burbuja que se está creando en España no explota antes.

Foto: qimono

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...