Inesperada moderación del voto en Holanda

Las supuestas posibilidades de triunfo de la extrema derecha holandesa se han visto claramente tumbadas por la realidad. Los liberales obtienen un mayor respaldo del esperado.

view of Binnenhof - Dutch Parliament with green leaves, The Hague, Holland

A pesar de las pesimistas previsiones que dibujaban un panorama político marcado por la radicalidad y el euroescepticismo en las distintas elecciones que se tenían que celebrar en 2017, los primeros resultados han sido bastante menos traumáticos de lo esperado. En la repetición de las elecciones presidenciales austriacas, el candidato ecologista y europeísta amplió su ventaja sobre su rival ultranacionalista. El pasado miércoles, los holandeses tampoco se dejaron seducir por los cantos de sirena de la extrema derecha y apostaron claramente por formaciones moderadas.

El actual primer ministro holandés, el liberal Mark Rutte, ha obtenido una victoria bastante más amplia de la que dibujaban los sondeos. Su formación, el VVD, se ha hecho con el 21,2% de los votos y 33 diputados, lo que le allana el camino hacia un tercer mandato a pesar de la fuerte fragmentación del parlamento. Rutte ha protagonizado una campaña muy acertada en la que ha combinado un semblante apaciguador con la contundencia en determinados asuntos, en línea con el sentir de la mayoría de la población.

Aunque tratara de aparentar su satisfacción, el ultraderechista Geert Wilders ha sido el gran perdedor de la jornada. Tras liderar las encuestas en los últimos años incluso con cierta solvencia, ha ido perdiendo terreno de manera vertiginosa hasta llegar a las elecciones en un supuesto empate con los liberales que finalmente no fue tal. El PVV se ve reducido al 13,1% de los votos y 20 diputados, lo que ni siquiera mejora los resultados que obtuvo en 2010 (22 escaños). Con todo, es la primera fuerza en Maastricht, ciudad simbólica para la Unión Europea (UE).

Entre el resto de los otros once partidos que han conseguido representación en el parlamento, destaca el ascenso de los conservadores de la CDA y los liberales de izquierda del D66 (19 diputados cada uno). La mayor progresión la ha experimentado el partido verde GL, al pasar de 4 a 14 escaños. Por el contrario, el gran batacazo corre a cuenta de los socialdemócratas del PvdA, reducidos a 9 diputados (tenían 38).

Vía: NOS.

Foto: © Neirfys

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...