Impacto Del Paquete De Rescate Chino

Es muy común la creencia de que China es un país que crece a tasas muy altas, como efecto obvio de sus inmensas exportaciones a todo el mundo. No obstante, es mucho más importante para el PIB chino las ingentes cantidades de inversión interna en infraestructura que el gobierno de ese país hace anualmente.

Es muy común la creencia de que China es un país que crece a tasas muy altas, como efecto obvio de sus inmensas exportaciones a todo el mundo. No obstante, es mucho más importante para el PIB chino las ingentes cantidades de inversión interna en infraestructura que el gobierno de ese país hace anualmente. En este momento de coletazos muy fuertes en la economía de ese país, el gobierno acaba de aprobar un gran paquete de dinero para invertir en infraestructura, y poder recuperar la senda del crecimiento por la que venían.

La caída en las importaciones y exportaciones del país son muy claras, así como la disminución en el valor del precio de la vivienda, lo que sugiere que la crisis en el gigante asiático se profundiza cada vez más. Como respuesta a esta situación, el gobierno de China piensa invertir ingentes cantidades de dinero en la construcción de una más avanzada y moderna infraestructura para el país, y de paso levantar la alicaída economía.

Durante los últimos años, la inversión en infraestructura tenía un crecimiento del 20% anual durante los últimos treinta años, una cifra sumamente alta, que aportaba entre el 40 y 60% del PIB de ese país, una cifra mucho más alto que lo aportado por las exportaciones de ese país. Es por este importante aporte a la economía que se entiende el crecimiento tan estable de China en los últimos años, puesto que una economía dependa de su inversión interna es algo mucho más estable que la que lo hace del comercio exterior.

Es por lo anterior que el paquete de rescate Chino tiene un sentido económico muy razonable, que a la postre tendrá efectos importantes y profundos. Gran parte de la inversión que se hará con los más de US$586.000 será para la construcción de ferrocarriles, aeropuertos e inmensas autopistas, que acrecentaran la ya de por si acelerada motorización del país.

Una cantidad de dinero tan grande tiene efectos tanto en la economía interna de ese país, como en el comercio exterior del mismo. Es evidente que importantes sectores económicos a nivel mundial están a la espera de lo que suceda con el anuncio que el gobierno chino hizo sobre el rescate, puesto que se espera que la implantación del mismo eleve considerablemente las importaciones de ese país.

Sin duda alguna que es el petróleo la materia prima que más se verá beneficiada con la respuesta del gobierno oriental a su problema de recesión. En un momento en el que la demanda del crudo en las principales potencias del mundo, Unión Europea, Japón y Estados Unidos, los principales actores petroleros del mundo deben estar siguiendo muy de cerca los acontecimientos que se van desarrollando, en el segundo mayor consumidor de petróleo en el mundo.

En el día que el anuncio se hizo público, los precios del crudo tuvieron una importante alza en la Bolsa de New York, lo que da una muestra de la importancia que tiene ese país a nivel mundial. No importa que las expectativas de ventas a las otras potencias mundiales sean tan bajas, con el mero anuncio de una política anti cíclica del gobierno chino, el precio del crudo tuvo un importante repunte.

Según comentarios hechos por Gordon Kwan a The Wall Street Journal, director de investigación energética en China de CLSA Asia Pacific Markets, “si China logra mantener el crecimiento de su PIB por encima del 8% en 2.009, podría haber sorpresas positivas respecto al crecimiento de la demanda de crudo de China, especialmente ahora que el sector de refinería local ha empezado a generar ganancias”.

Frente a esto, es importante decir que la economía de China crezca a un 9% durante este año, y que gracias al monto de la inversión en infraestructura, el país se mantenga en un envidiable 8% el año entrante.
No obstante todo lo anterior, la verdad es que la situación para el país de Asía no está totalmente solucionada, y a futuro los problemas son muchos más graves que ahora. Para muchos analistas, la inversión en infraestructura no es un buen motor de crecimiento para una economía, dado que existe un límite sobre la misma a futuro, la que haría que en algún momento el país frene su crecimiento de manera muy drástica, siendo muy difícil después el que se vuelva a retomar la rienda.

Para el gobierno chino, la infraestructura es un estimulo al crecimiento, más no una respuesta al mismo. Es por eso que inmensas e importantes carreteras se construyen, muchas veces sin necesidad de las mismas. China es un país rural, donde el 10% de la población tiene licencia de conducción, pero que al mismo tiempo espera pasar de los 48.000 kilómetros de carretera que tiene hoy, a más de 85.000 kilómetros en el 2.020.

El miedo se basa en que a futuro, muchas de las inversiones que el país realiza terminan en grandes carreteras, edificios y trenes, que no tendrán ningún uso productivo, y que se convertirán en un gasto muy lujoso para una economía que aún tiene tasas de pobreza muy altas.

Con esto en mente, parece bueno recordar el ensaño que en 1.994 escribió el actual nobel de economía, Paul Krugman, en la revista Foreign Affairs. En “El Mito Del Milagro Asiático”, Krugman decía que el crecimiento de los tigres se debía a unas altísimas tasas de inversión por parte del gobierno y el sector privado, más no a una incremento en la productividad de sus empresas. Lo anterior haría que la economía se sustentara en entradas de capital extranjero, para mantener las altas de crecimiento del país, lo que invariablemente se vería frenado a futuro, llevando a una crisis muy fuerte, como fue la de 1.997.

Hoy en día, parece que el mundo se ha vuelto a encantar por el crecimiento de otro país asiático, pero sin analizar profundamente lo que sucede. El que la economía de China se sustente en inversiones públicas más que en las exportaciones, es verdaderamente un riego potencial a futuro, puesto que a menos que el país logra ser mucho más productivo y mantener una economía que se sostenga por si misma a nivel mundial, nos enfrentaremos de nuevo a una situación de crisis, tal vez mucho más grave que las de ahora.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...