Greenpeace detecta sustancias peligrosas en ropa de Zara

Un estudio de Greenpeace sobre la ropa de 20 grandes marcas denuncia la presencia de sustancias peligrosas en prendas de todas las empresas, sin importar donde se fabricó la ropa o el país en el que se compró.

Zara es una de las marcas señaladas por Greenpeace.

La ONG ecologista Greenpeace ha publicado un nuevo estudio sobre el uso de sustancias químicas que pueden resultar peligrosas para la salud en la producción de ropa para las grandes marcas del sector textil. En el informe, que recibe el nombre de ‘Puntadas tóxicas: el oscuro secreto de la moda‘ se ha analizado la ropa de 20 de las marcas más importantes del mundo, como Zara, Mango, Gap, Calvin Klein o Tommy Hilfiger. Entre las empresas señaladas por Greenpeace, Zara es una de las que quedan en peor posición.

Con la realización del estudio, Greenpeace buscaba la presencia de sustancias que puedan convertirse en cancerígenas o que puedan acabar siendo disruptores hormonales, y la ropa de la cadena de Amancio Ortega era la única que aparecía en ambas listas. Llama la atención que se encontraron substancias peligrosas en productos de todas las marcas, sin importar el país en que se compraron o donde se produjeron -la mayoría de prendas utilizadas en el estudio estaban hechas en países emergentes o en desarrollo-.

Una de las sustancias más peligrosas encontradas son los nonilfenoles etoxilados (NPE), que una vez liberados al medio ambiente se vuelven tóxicos y se acumulan en los seres vivos. Aunque su uso está permitido, se ha limitado poco a poco, y la Unión Europea está trabajando en su restricción. Los NPE apaecieron en las 20 marcas, aunque en Zara, Levi’s, Mango, Jack&Jones, C&A, Calvin Klein, Marks & Spencer y Metersbowne aparecían unos niveles excesivamente elevados. Otra de las denuncias del informe de Greenpeace es la presencia de sustancias químicas industriales «tóxicas o muy tóxicas» para la vida acuática, aunque aquí no investigó las concentraciones.

Los datos que se desprenden de este análisis son bastante parecidos a los que ofreció un análisis similar realizado en 2011 también por Greenpeace sobre la ropa de otras 14 marcas, como Nike, Adidas, Lacoste, Li Ning o Abercombie & Fitch. Entonces, también se detectó la presencia de NPE en todas las marcas, y Greenpeace empezó una campaña contra el uso de sustancias tóxicas en la ropa.

Otro patrón común en ambios estudios es la relación que se establece entre la presencia de productos tóxicos en la ropa y su fabricación en China, aunque el gigante asiático no es el único país donde se produjeron las prendas analizadas. En 2011 se encontraron restos de nonilfenol y PFC (prohibido en la UE) en las aguas residuales junto a la fábrica de una gran multinacional en China.

Foto: sprklg

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...