Grecia se echa a la calle

Grecia vive hoy su primera huelga general del año en protesta por las negociaciones que el actual gobierno de coalición está llevando a cabo con la comunidad internacional  para facilitar la llegada de un nuevo fondo de rescate -el segundo que recibe el país en lo que llevamos de crisis- que evitaría la bancarrota del país heleno y con ello su salida del euro. El gobierno griego negocia con la llamada troika, es decir, el conjunto formado por el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, que le exige durísimas medidas de austeridad que implican drásticas bajadas salariales en el sector privado y nuevos recortes en el gasto público, a lo que se oponen los partidos políticos.

En opinión de éstos y de la ciudadanía, los nuevos recortes sólo conseguirían paralizar aún más la economía griega, ahora mismo sumida en una profunda recesión y con cifras de desempleo que rozan ya el 20%, con lo que -aseguran- no haría más que empeorar y reproducir el ‘ciclo de la miseria’ que conduce a un progresivo empobrecimiento de la sociedad griega. Por otra parte, en caso de que fracasaran las negociaciones y no se aprobara el nuevo fondo de rescate, Grecia podría verse abocada a una situación de bancarrota a finales del próximo mes de marzo, lo que probablemente implicaría su salida de la zona euro y posteriores sanciones por parte de la comunidad internacional.

La Unión Europea se halla completamente dividida entre los partidarios de dejar caer a Grecia y expulsarla del euro y los que piensan que eso sería catastrófico para la credibilidad de la moneda, con lo que Bruselas debería pagar para evitar que todo el sistema económico de la zona euro se tambalee. Entretanto, los sindicatos griegos, tanto del sector público como del privado han coincidido en calificar el ajuste de ‘chantaje que condena a Grecia a la pobreza e intensifica el ciclo de la recesión’. La huelga que hoy paraliza a todo el país está teniendo un seguimiento muy alto, de un 85% del total del conjunto de ambos sectores público y privado.

Las cámaras de comercio y las asociaciones de pequeños y medianos empresarios también han secundado las movilizaciones, pues la caída brutal del consumo está arruinando sus negocios. El transporte público sólo funcionará en las horas centrales del día para permitir a los trabajadores que acudan a las manifestaciones que se prevén numerosas. Los hospitales mantienen solamente sus servicios de emergencias y tanto las escuelas como las oficinas públicas y municipales están todas cerradas. El plazo para aceptar las condiciones que la comunidad internacional impone a Grecia para la concesión de un préstamo que asciende a 130.000 millones de euros termina hoy mismo. Nadie sabe con certeza qué ocurrirá en un futuro próximo si finalmente las negociaciones fracasan.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...