Grecia a un paso del colapso

Grecia a un paso de la quiebra, según las agencias de calificación. La inestabilidad griega se ha cobrado dos nuevos frentes: la crisis de la deuda en los países periféricos y la caída en picado del gobierno heleno. El Primer Ministro de Grecia, Yorgos Papandreu, ha decidido poner su cargo a disposición del Parlamento.

La posible quita de la deuda de Grecia y las dificultades de refinanciación están colmando los ánimos y la paciencia de la sociedad griega al tiempo que agita las expectativas de los mercados. La inestabilidad griega se ha cobrado dos nuevos frentes: la crisis de la deuda en los países periféricos y la caída en picado del gobierno heleno. El Primer Ministro de Grecia, Yorgos Papandreu, ha decidido poner su cargo a disposición del Parlamento, mientras que el mercado de deuda sigue azotando a España, que ha visto cómo la deuda alcanza cotas máximas, con el bono a 10 años al 5,56 po r ciento.

La solución suave propuesta por el Presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, no gusta a las agencias de calificación ni a los mercados. El pesimismo parece haberse adueñado de estas entidades, que ven cómo la falta de determinación de las instituciones puede determinar el colapso de un país azotado por varios frentes.  Las tres agencias de rating (Fitch, S&P y Moodys) degradan la nota de la deuda soberana como ‘extremadamente especulativa’, dejándola a un paso del default (impago), el calificativo utilizado para designar la quiebra.

El presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, junto al primer ministro griego Yorgos Papandreu

El país heleno carga con una pesada losa: una deuda a 10 años con intereses del 17,8 por ciento, un máximo histórico que trunca completamente cualquier posibilidad de crecimiento, aun con las ingentes reformas emprendidas por el ejecutivo. La crisis griega está siendo uno de los temas prioritarios para el Eurogrupo, reunido con urgencia para intentar desbloquear un segundo rescate griego. Las principales discrepancias se producen entre la posición ortodoxa de Alemania, que propone que los inversores privados asuman parte de las pérdidas de forma obligatoria, y la hasta ahora doctrina del BCE, representado por su presidente Jean Claude- Trichet, que proponen una solución ‘voluntaria’, una vía que no gusta a las agencias de rating.

Mientras tanto, algunos analistas empiezan a especular seriamente con la posibilidad de una quita que dejara a Grecia fuera del la Eurozona, una decisión descartada completamente por las autoridades monetarias europeas, aunque cada día cobra más fuerza en los mercados. Dicha quita podría rondar en torno al 40% del valor de la deuda, y podría traer consigo la inminente salida del país heleno del euro, una posibilidad de la cual de momento no quieren oír hablar las autoridades comunitarias, que temen que produzca un efecto ‘contagio’ a otros países de la Eurozona.

Foto: Γιώργος Α. Παπανδρέου Πρωθυπουργός της Ελλάδας, en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...