Google ‘se mete’ en nuestros negocios

Seguramente a estas alturas de la era digital pocos quedan ya que no conozcan la famosa herramienta Google Maps y su conocido servicio Street View, que nos permite ‘dar un paseo’, aunque virtual, por las calles y plazas de medio mundo, aunque jamás hayamos puesto un pie físico en ellas. De hecho hoy en día, con la creciente implantación de los llamados smartphones, generalmente sujetos a una tarifa de datos, es ya algo bastante común el recurrir al GPS integrado, basado mayoritariamente en Google Maps, cada vez que queremos buscar la localización de un lugar o simplemente cuando nos hemos perdido.


Bien, ya sé que voy al número tal de la calle Pascual, pero, ¿cómo es el lugar que estoy buscando exactamente? Hasta ahora entrábamos al gmaps, poníamos Street View, y listo, ya teníamos delante la fachada del portal o de la tienda que nos interesaba, pero, ¿se imaginan tener también la posibilidad de ‘entrar’ al local en cuestión y echar una ojeada al interior sin tan siquiera moverse de casa? Justamente  eso es lo que nos propone Google con el siguiente paso en la evolución de su Street View, que acaba de salir de su fase piloto presentando los primeros interiores en 360º de algunos comercios. El resultado es alucinante por su realismo. La nueva propuesta, una ampliación de Google Places implementada mediante Street View es una opción que permite a las empresas solicitantes darse a conocer mejor justamente enseñando sus establecimientos por dentro.

El proceso de solicitud es sencillo; sólo hace falta rellenar un formulario online y esperar la aprobación de Google. Cuando ésta se produzca, los propios fotógrafos de la compañía se pondrán en contacto con el solicitante para concertar una fecha para la sesión fotográfica. El día acordado, como es obvio, deberemos avisar a los clientes que se encuentren en ese momento en nuestro establecimiento de que va a ser fotografiado por Google, pero en cualquier caso, como ya es norma general en Street View, la empresa del buscador ensombrece las caras para preservar la privacidad. Por lo que respecta a las fotos, debemos saber que sus derechos pasan a ser propiedad de Google, y se reserva la posibilidad de mantener una de ellas en línea, aunque nos opongamos, pero en cambio, si deseamos que alguna foto sea retirada, tenemos la posibilidad de hacerlo mediante solicitud previa.

A diferencia del concepto mismo de Street View, esta nueva ampliación del servicio no plantea dilema en cuanto a la privacidad, puesto que se entiende que es un servicio que se presta previa solicitud y en beneficio del propio negocio, pero en cambio sí se teme que pueda generar problemas de seguridad, ya que podría servir a hipotéticos asaltantes para ‘estudiar’ el lugar donde van a dar el golpe. En cualquier caso es una posibilidad que esperamos sea resuelta o atenuada de algún modo. Por lo demás, esta nueva ‘locura’ del gigante abre la puerta a una opción quizás todavía remota pero viable y es que en un futuro podamos ‘ir’ a una tienda, mirar sus escaparates y productos, y adquirirlos mediante un simple clic. Y si no, al tiempo.

Via| VentureBeat

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...