Google Maps, primera línea del frente

Hace unos meses les hablábamos de la integración en Google Maps de vistas interiores de 360º de todo tipo de negocios y comercios que así lo solicitaran. Sin duda es una muy buena opción para facilitar aún más que nuestra empresa esté bien posicionada en la red, un valor que cada día reviste de mayor importancia. Pero ¿qué pasa si nuestro local, sea del tipo que sea, se encuentra dentro de un aeropuerto, una estación de trenes o un centro comercial?

Hasta ahora, Google se conformaba con dejarnos en la puerta del edificio en cuestión, pero esto ha cambiado; a partir de ahora Maps incluirá planos detallados en donde podremos consultar el interior de este tipo de construcciones y ubicar nuestra posición y la del negocio que queremos consultar en todo momento. Sería el equivalente a llevar el plano de ubicación de cada tienda siempre a mano y en el bolsillo.

Eso sí, de momento esta característica sólo estará disponible para terminales que utilicen Android. Esta decisión de Google nos deja entrever la situación de guerra en que el gigante se halla inmerso contra su máximo rival, Apple. De hecho, una de las últimas batallas se ha librado precisamente en el ámbito de los mapas. Los de Cupertino han despertado cierta polémica al abandonar Google Maps -hasta ahora su proveedor de mapas por defecto- en la última versión de iPhoto y sustituirlos por Open Street Maps, una alternativa libre y gratuita, aunque con algunos defectos.

De esta manera, Apple sigue la estela de FourSquare, que ya anunció este mismo cambio durante el Mobile World Congress de Barcelona. La popular red de posicionamiento fue la primera en prescindir de uno de los servicios más exitosos del gigante del buscador, que precisamente había logrado convertirse en casi un estándar gracias a la combinación de gratuidad y una gran oferta de funciones integradas en Maps.

Pero hace un tiempo, Google decidió cobrar a las aplicaciones a partir de un cupo de 25.000 búsquedas en Maps. Una vez agotada dicha cantidad, las empresas que utilizan su servicio deben pagar nada menos que tres euros por cada 1.000 consultas adicionales. Algo que no afecta en gran medida a las páginas web -que en su mayoría no agotan dicho cupo-, pero sí a los servicios basados en smartphones, como FourSquare o las consultas a través del iPhone.

La respuesta de Google a esta desbandada ha sido cerrar filas en torno a su propio mercado, es decir, el de los dispositivos con Android, que de momento serán los únicos que integrarán la nueva función de mapas interiores. El principal beneficiario ha sido Open Street Map, un sistema que se sirve de la filosofía de la Wikipedia para actualizar los cambios; son los propios usuarios los encargados de hacerlo. Sin embargo, este servicio carece de muchas de las prestaciones de Maps -como StreetView- y además funciona mucho mejor en áreas densamente pobladas que en zonas sin tanta población.

Sea como fuere, una cosa está clara; las cosas andan tensas entre Google y Apple, y de hecho algunos analistas apuntan que la apuesta de Cupertino por Open Street podría ser tan sólo un paso transitorio mientras se prepara para ofrecer su propio servicio de mapas. Si se confirmara el pronóstico, a la compañía de la manzana tan sólo le quedaría pendiente el desarrollo de un buscador para no tener que depender en absoluto de Google. Ni de casi ninguna otra empresa. Esto significaría para Apple cruzar el Rubicón, lo que conduciría a una guerra abierta entre dos -más que probablemente tres- colosos de la era digital. Como dijo Julio César en su momento, la suerte está echada.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...