Golf en la tercera edad

El golf es uno de los pocos deportes que uno puede comenzar a practicar a avanzada edad. Queda claro que, como en toda disciplina deportiva, cuanto más temprano os iniciamos en la actividad, mejor será. Pero en particular, el golf permite gozar de un excelente deporte, jugarlo con buen nivel y disfrutar de escenarios naturales ideales.

Sin embargo, es necesario recordar que el acondicionamiento físico es un requisito importante para no sufrir lesiones inesperadas. Así sea para los más jóvenes y los más adultos, el golf está asociado a una actividad de baja exigencia, idea totalmente falsa pues son muchos quienes sufren lesiones por no entrenar el cuerpo antes de una ronda de 18 hoyos.

Al realizar un swing, el cuerpo articula y moviliza muchos músculos y secciones del cuerpo humanos como los pies, las caderas, los brazos, los hombros y la cabeza. Realizar un swing de golf, en frío y sin precalentamiento, es una de las causas principales de las lesiones, algunas de ellas, muy serias.

Por ello, os recomiendo lo siguiente:

Antes de llegar al tee de salida, es conveniente realizar algunos ejercicios de estiramiento. Por ejemplo, con las piernas algo separadas, reclinarse hasta tocar el piso con las manos sin flexionar las rodillas. También, respirar profundamente, estirar la espalda y la cadera hacia un lado y hacia otro, estirar las piernas y, sobre todo, los brazos. El cuello es también muy importante, pues la rigidez de sus músculos puede ser muy incómoda.

Luego de estos sencillos ejercicios, realizaremos un par de swings de práctica leves, naturales, sin mayor potencia y, luego sí, de a poco, incrementaremos la fuerza.

Por último, luego de chequear que la bolsa de palos cuente con toalla, agua, alguna fruta y barra de cereales, pues entonces sí, a salir al campo de juego.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...