Francia impone la alerta máxima tras el tiroteo de Toulouse

Tras los dramáticos acontecimientos producidos en la región francesa de Midi-Pyrénées en menos de dos semanas, con sendos tiroteos que se han saldado con víctimas mortales en las localidades de Montauban y Toulouse, el Gobierno francés capitaneado por su Presidente, Nicolas Sarkozy, ha decidido activar la alerta máxima antiterrorista. El nivel de «alerta escarlata» (niveau écarlate en francés) es el más elevado de los cuatro niveles de alarma que existen: amarillo, naranja, rojo y finalmente escarlata. Cuando se activa dicha alarma, Gobierno y fuerzas de seguridad del Estado se preparan para prevenir el riesgo de atentados mayores, simultáneos o no. De este modo, el tráfico aéreo civil puede ser paralizado si así se requiere, del mismo modo que el transporte urbano. En una alerta máxima, ciertos túneles podrían calificarse de prohibidos y el agua de los grifos podría ser cortada si fuese necesario para la seguridad nacional.

Según informa el diario francés Le Figaro, estas medidas de contención en caso de alarma se crearon en 1981 bajo el nombre de Vigipirate, aunque posteriormente fueron actualizadas en 2006. Solo el Elíseo o el Primer ministro podrían decidir, en un momento dado, cambiar la disposición de los niveles de alerta. Por el momento, es la división antiterrorista la que se encarga de la investigación.

La línea de investigación

Por el momento se sabe que la motocicleta que utilizó este asesino en serie para acercarse al colegio judío Ozar Hatorah y disparar a matar contra tres niños y el padre de dos de ellos, era robada. De hecho, se trata de la misma que conducía el asesino de los tres militares muertos tras el otro tiroteo en Montauban. Fueron las cámaras del colegio las que permitieron grabar la matrícula del vehículo y así contactar con su propietario, quien confirmó el robo. Por otro lado, diversos testigos han coincidido en afirmar que el sospechoso llevaba colgada una cámara al cuello, del mismo modo que éste podría tener una cicatriz o tatuaje que le cruzase la cara.

Según los últimos datos que se barajan desde el ministerio del Interior se apunta a que los principales sospechosos podrían ser ciertos exmilitares que habrían sido expulsados de las Fuerzas Armadas debido a sus tendencias ultraderechistas. Según el ministro Claude Guéant, se trata tan solo de una pista, pero su confirmación supondría la certeza de que nos encontramos ante un asesino en serie, racista y de tendencia neonazi. Ello ayudaría a unificar los trágicos sucesos acaecidos en las últimas semanas: la muerte de un soldado francés tiroteado en plena calle en Toulouse el pasado 11 de marzo, el tiroteo en el que murieron dos militares más de origen magrebí en Montauban y, finalmente, el suceso ocurrido en la escuela judía, con cuatro muertos más. Todos ellos, para la policía francesa, podrían ser obra de un mismo hombre.

La revista Le Point informa de que, de manera paralela a la amenaza terrorista, las autoridades galas investigan en estos momentos a tres militares de conocida tendencia neonazi. Según informa esta publicación, los sospechosos formaban parte del 17 regimiento de Ingenieros paracaidistas de Montauban y fueron expulsados de las Fuerzas Armadas en 2008 al ser denunciados por un antiguo militar por hacerse una foto realizando el saludo nazi y enarbolando una bandera con la cruz gamada. La foto fue publicada por el diario Le Canard enchaîné y los militares desplazados de sus funciones por un delito de apología del nazismo, algo que en el país galo se condena fuertemente tras la instauración de la Ley Gayssot en 1990.

Ante la investigación en curso y lo dramático de los hechos, la campaña electoral francesa ha quedado en suspenso. Tanto el candidato socialista a las elecciones François Hollande, como el actual Presidente en funciones, Nicolas Sarkozy, se han desplazado a Toulouse para prestar su apoyo a la comunidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...