Fraga, capilla ardiente en la intimidad

Muchos cargos políticos españoles han pasado a lo largo del día por la calle Fernando el Católico de Madrid para darle el último adiós a Manuel Fraga Iribarne, que falleció ayer a los 89 años de edad. La familia del fundador del Partido Popular ha decidido instalar la capilla ardiente en su domicilio para preservar su intimidad. Aun así, la citada calle se ha llenado de curiosos y periodistas en busca de las reacciones de sus compañeros de partido y otras personalidades.

Uno de los primeros en acudir al velatorio ha sido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acompañado de su mujer, que ha destacado que Fraga «está en la historia de España como uno de los grandes del pasado siglo». Otro presidente, José María Aznar, que acudió a la capilla ardiente con su esposa Ana Botella, la actual alcaldesa de Madrid, afirmó que no podría explicar la parte más importantes de su vida sin Manuel Fraga.

Los Reyes también han visitado la capilla ardiente y también políticos de la oposición como Alfredo Pérez-Rubalcaba, que declaró que se quedaba con el Fraga «que supo entender la necesidad de cambiar e integrarse en el sistema democrático». En general, todos han destacado la labor de Fraga en el proceso de transición a la democracia aunque muchos críticos han utilizado las redes sociales y especialmente Twitter, donde su fallecimiento ha sido ‘trending topic’ para recordar su pasado como ministro franquista. Es el caso del diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares, que ha escrito en un ‘tuit’: «no olvido la dictadura franquista y a sus víctimas, ni la resistencia a una transición amenazada y tutelada».

El Gobierno regional de Galicia ha declarado tres días de luto por el fallecimiento del veterano político, que presidió la Xunta durante 16 años. Será enterrado mañana por la tarde en la localidad coruñesa de Perbes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...