Fallecen 22 menores de edad en un accidente de autobús en Suiza

Han fallecido 28 personas, 22 de las cuales eran menores de edad, en un accidente de autobús en Suiza. El accidente ha ocurrido en un túnel de la localidad suiza de Sierre, cuando los niños regresaban a su casa en Bélgica después de pasar las vacaciones blancas esquiando. Otros 24 niños han resultado heridos cuando el vehículo se chocó contra la pared por razones hasta ahora desconocidas.

En el autobús viajaban unas 52 personas y han fallecido 28. El autobús quedó empotrado en la pared cerca de la salida de emergencia. Los 4 mayores responsables de la excursión y los 2 conductores han fallecido también y 3 de los niños han quedado en coma. Todos los menores tenían entre 10 y 15 años y eran alumnos de dos colegios de las localidades belgas de Lommel y Heverlee. Los heridos más graves han sido ingresados en el Centro Hospitalario Universitario de Vaud, aunque cabe la posibilidad de que sean desplazados de nuevo en caso de que haya complicaciones.

Desde que se avisó del accidente, durante más de ocho horas se ha llevado a cabo una operación de rescate. Unas 200 personas han ayudado a retirar los cuerpos y ayudar a los heridos. Ahora, el Ejército belga ha puesto a disposición de las familias aviones para que puedan ir al centro funerario de Sion, donde están los cuerpos, para empezar las labores de identificación. Tal y como ha informado el ministro belga de Defensa, también han puesto a su disposición psicólogos especialistas en estas tragedias. Todavía hay muchos cuerpos por identificar, de modo que hay muchos padres que no saben si sus hijos han fallecido.

El primer ministro Elio du Rupo, ha declarado que “es un día trágico para Bélgica”. En las próximas horas se desplazará al centro funerario de Sion. La casa real ha dado el pésame a la familia y se han mostrado “conmocionados por esta noticia que les conmueve profundamente en su calidad de padres”.

El ministro de exteriores de Holanda ha confirmado, además, que 10 de los niños fallecidos eran de nacionalidad holandesa, pero que vivían en Bélgica. En el autobús también viajaban un polaco y un alemán. El fiscal Olivier Elsig ha informado que el autobús era de última generación, que prácticamente estaba nuevo y contaba con cinturones de seguridad. El comandante de la policía, Christian Varone, ha declarado que es una tragedia “sin precedentes”. El ejecutivo ha comunicado que “está haciendo todo lo posible para que los familiares de las víctimas sean informados correctamente, con la mayor dignidad”.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...