Fallece Steve Jobs

La pasada noche ha fallecido Steve Jobs a la edad de 56 años a consecuencia del cáncer que le fue diagnosticado en 2004. Jobs fue máximo responsable de Apple en las últimas décadas y suyo es el éxito del iPhone o el iPad, entre otros.

Si hay una palabra que unánimemente se está utilizando para describir la persona de Steve Jobs tras su muerte esa es “visionario”. A Jobs le debemos el haber simplificado la tecnología, haciéndola más humana, sobre todo en cuanto a nuestra interacción con los aparatos. El cofundador de Apple, una gran compañía que como muchos de los sueños americanos nació en un garaje de California, no ha conseguido ganar su batalla contra el cáncer que le había sido diagnosticado en 2004 y ha fallecido esta noche.

Steve Jobs en la Apple's Worldwide Developer's Conference 2007

Al principio, Jobs, junto con Steve Wozniak, se propusieron plantarse en el sector de los ordenadores con la intención de popularizar su uso en una época en que el ordenador personal era un concepto muy embrionario. Los inicios de Apple no fueron sencillos, ya que tuvieron que hacerse un hueco entre IBM, la gran dominadora del momento y posteriormente Microsoft. Durante muchos años, incluido el periodo en el que Jobs estuvo alejado de Apple, se ha visto estos ordenadores como un producto elitista, por lo menos desde las perspectiva europea, centrado en temas de diseño y artísticos. Hoy en día, tras la labor de Jobs a su regreso a la compañía de la manzana, la aparición del iMac, el iPod y sobre todo el iPhone, los aparatos de Apple están por todas partes y son un orgullo para sus poseedores (a la par que envidia de muchos). El último en llegar, el iPad, podría considerarse quizás como el legado de Jobs.

Ciertamente, los ordenadores personales ya existían antes de Jobs, como también los teléfonos móviles, los reproductores de música o las tablets, por tanto no deberíamos hablar de Steve Jobs como un innovador propiamente dicho. El valor que se le atribuye a este hombre, y por lo que debiera ser recordado, fue su capacidad por mejorar sustancialmente la tecnología, la funcionalidad y el aspecto de estos aparatos hasta tal punto que en ocasiones resulta difícil, por ejemplo, definir el iPhone como simplemente un móvil.

Durante su exilio de Apple a finales de los 80 y en los 90, Jobs tuvo una nueva visión que le reportaría enormes beneficios tanto económicos como en popularidad: vio el potencial de la animación por ordenador. En este sentido, adquirió la división de gráficos por ordenador de Lucasfilm (la productora de George Lucas) y fundó Pixar, el estudio de animación responsable de tremendos éxitos como “Buscando a Nemo” o la saga de Toy Story.

Apple es amada y odiada por los usuarios a partes iguales, pero todos podemos estar de acuerdo en que su cabeza visible hasta hoy, Steve Jobs, merece ocupar un lugar destacado en la historia de la informática y la tecnología por su contribución a la mejora de la experiencia del usuario y su habilidad por entender lo que el mercado demandaba antes que nadie.

Foto: acaben en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...