Europa da el visto bueno a los cultivos transgénicos

España, líder en maíz biotecnológico

La Unión Europea ha decidido zanjar la polémica sobre la producción de alimentos transgénicos dando libertad a cada uno de los países miembros para que sean ellos mismos los que impongan las restricciones que consideren respecto a sus propios cultivos. Esta medida, que tiende hacia una clara autoregulación, es un intento por poner un poco de orden al caos que reina en el sector de la producción de alimentos genéticamente modificados. El problema, según los interesados, es que la autoregulación debería ir acompañada de ambiciosas inversiones en tecnología científica con tal de que el sector no pierda fuerza ante gigantes de lo transgénico, como puedan ser China o Estados Unidos.

España, por su parte, es líder en maíz biotecnológico. Desde 1998 nuestro país se ha erigido como el mayor exportador a nivel europeo, suministrando el 80% que se consume en el continente. De hecho, el año pasado la producción se incrementó en un 22%, llegando a las 76.000 hectáreas. Para nuestro país, la medida adoptada por la Unión es beneficiosa a corto plazo, pero si se quiere seguir siendo líder es necesaria una intervención de la Unión Europea en materia de inversiones. En el caso contrario, a largo plazo los cultivos pueden no resultar competitivos.

Los mercados exteriores copan gran parte de los alimentos transgénicos del continente. Ello se debe a que la Unión regula el consumo y la producción de los mismos de manera independiente. Se producen, por lo tanto, contradicciones. A día de hoy los europeos consumimos transgénicos importados de fuera que, sin embargo, no pueden cultivarse aqui por restricciones en su producción. Con la autoregulación, se espera poder acabar con este problema.

Fuentes: Expansión

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...