Estados Unidos, país de inmigrantes

La historia de Estados Unidos, como la de casi todos los países de América, está forjada desde sus origenes sobre la inmigración de personas de todos los lugares del planeta. De hecho, es una costumbre bastante común en este país definirse como inglés, irlandés, alemán, italiano, etc. aún habiendo nacido en el país e incluso perteneciendo a la tercera o cuarta generación nacida en territorio norteamericano. En la mayoría de los casos, la lengua del país de procedencia no ha acompañado al relevo generacional, pero aún así se mantienen ciertas costumbres, entre ellas el gusto por identificarse ni que sea lejanamente con la comunidad nacional de procedencia, aunque sólo sea para dar un sentido más amplio a la propia identidad.

No en vano esta diversidad cultural se reconoce y se pone en valor en uno de los lemas nacionales del país, E pluribus unum, o lo que es lo mismo; de muchos uno. De este nutrido origen multicultural dan fe los más de tres millones de objetos que custodia el Museo Nacional de Historia de Washington, visita imprescindible de la capital estadounidense. Como bien afirma Belinda Machado, su directora de Relaciones Públicas, ‘menos los indígenas, los indios que estaban aquí, toda la población estadounidense tiene su origen en los inmigrantes’. Esto no ha variado un ápice en la actualidad, pues Estados Unidos sigue recibiendo un constante y nutrido flujo migratorio que mantiene vivo el contraste y la convivencia entre culturas que siempre caracterizó a este país. De hecho, es casi la única sociedad plenamente desarrollada para la que se prevé un crecimiento demográfico estable en las próximas décadas.

Pero lejos de lo que pudiera parecer en virtud de su pasado, y aunque la historia demuestra que la sociedad estadounidense siempre acaba por integrar a los recién llegados, esta convivencia no siempre es pacífica, y a menudo genera fricciones entre nuevos inmigrantes y los que ya están plenamente integrados que derivan en constantes problemas sociales. Y aunque este país está preparado para soportar agrandes aluviones migratorios, quizás nunca como ahora fue tan grande la afluencia de gente de todas partes del mundo que busca establecerse y hacer realidad el llamado sueño americano.  Si se cumplen las previsiones, la sociedad norteamericana deberá redoblar los esfuerzos para enfrentar el reto de la convivencia en una sociedad en la que si se cumple el pronóstico, para el año 2042 contará con más nacidos fuera de su territorio que dentro.

Imagen| Mr. T in DC

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...