España sale a buscar petróleo

La crisis del crudo ha forzado la búsqueda de otros mercados para garantizar el suministro.

El coste del barril de petróleo, por encima de los 120 dólares, y la crisis geoestratégica desatada en Irán a raíz de las sanciones impuestas por la Unión Europea con motivo del programa nuclear han puesto el dedo sobre la llaga de la dependencia energética del petróleo en nuestro país, y ha avivado todavía más la incertidumbre económica en nuestro país. La alternativa: buscar mercados: y con América Latina fuera del panorama, sólo cabe arriesgarse a nuevos continentes.


Los mensajes de confianza lanzados desde el ejecutivo, encarnados en José Manuel García Margallo, ministro de Asuntos Exteriores, no parecen tranquilizar en cuanto a la seguridad del suministro, y es que, pese al anuncio de que está garantizado el 30 por ciento del mismo, el Gobierno ya está moviendo las primeras teclas para buscar nuevos proveedores. Según estadísticas del Ministerio de Industria, Nigeria pasará a ser el mayor exportador de petróleo a España, con 836.000 toneladas de crudo, lo cual significa un aumento del 18 al 62 por ciento con respecto al mismo período del 2011. En segundo lugar figura Arabia Saudí, con un monte de 689.000 toneladas, e Iraq, con 657.000 toneladas.
Tensiones en Oriente Próximo y marejada en América Latina. Este es el panorama desatado en el mercado energético en el último mes, una situación agravada por el enésimo capítulo en el mercado de deuda pública, y sazonada con los coletazos de una recesión económica que parece haber llegado para quedarse. La consecuencia directa de todo ello es, evidentemente, la subida del precio de los carburantes, que han vuelto a tocar techo en Semana Santa. La gasolina de 95 octanos alcanzaba su cifra máxima de 1,498 euros, un 12 por ciento más caro que en el mismo período del año anterior.
La solución se encuentra, pues, en otros mercados. Venezuela y Colombia sustituyen a Argentina, donde la compañía Repsol ha sufrido un gran varapalo, y Nigeria le toma la partida a Rusa, cuyo pulso con Europa sigue condicionando la dependencia energética del Viejo Continente. Un dato: sólo las compras a Venezuela en enero representan la mitad de lo intercambiado el año pasado.
El presumible aumento del precio de crudo hace que sea de recibo buscar todavía más mercados y disgregar los posibles importadores, tal y como ha reconocido el Gobierno, y es que todo apunta a que el Brent acabe superando los 120 dólares en los próximos meses, amén del aumento de los impuestos al carburante. Petróleo a precio de oro.

Foto: Ralf Roletschek, en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...