En China, la inflación y el crecimiento van de la mano

Muralla ChinaLa inflación y el crecimiento económico han disminuido por primera vez en diez años en China, a causa de los controles de precios impuestos por el gobierno desde finales de 2007, que han llevado a un considerable descenso de gastos en inversiones públicas, y en exportaciones realizadas sobre todo a Estados Unidos y Europa.

Pese a ello, las últimas cifras registradas en marzo, reflejan un aumento incómodo de los precios, que amenazan a la economía china con una recesión repentina.

Los economistas europeos y norteamericanos ya se han apresurado a presentar investigaciones en las que instan al gobierno chino a aumentar los tipos de interés cuanto antes. Y es que se da el caso de que el endeudamiento en las familias aumenta cada vez mas, a causa de los incentivos que la legislación ofrece para la obtención de préstamos.

Los analistas económicos se muestran muy desconfiados con la actitud del gobierno, y advierten de que todavía es pronto para celebrar el inicio del descenso de la inflación.

El portavoz del gobierno chino, anunció que el ejecutivo “seguirá aplicando sólidas políticas financieras, y políticas monetarias estrictas”, para frenar la inflación y equilibrar el crecimiento económico.

Asimismo, ha ordenado a los bancos comerciales a dejar atrás sus depósitos como reservas por tercera vez en lo que llevamos de año.

Los precios al consumidor han aumentado un 8,3% en marzo, respecto a los datos del año pasado.
Aun así, la inflación ha disminuído en relación a los datos de febrero, que batieron los récords de los últimos 11 años, con un 8,7% de subida de precios, debido, sobre todo, a las tormentas de nieve de finales de enero y principios de febrero, que dañaron seriamente muchos cultivos y afectaron a la distribución de los productos.



El crecimiento económico también ha disminuido durante el primer trimestre de 2008, a causa del ajuste de la inflación. Los datos son de un 10,6% de crecimiento, algo menos que hace un año, cuando se alcanzaba el 11,7%. Las últimas cifras confirman que la tasa de inflación casi se ha triplicado durante el último año.

La espectacular subida de precios está causando estragos en las economías familiares, y esto cada vez preocupa mas a los líderes chinos, que han aumentado el gasto social y han comenzado a permitir que la moneda china aumente su poder adquisitivo respecto al dólar, con la esperanza de que la medida contribuya, al menos, a abaratar los costos de las importaciones. Sin embargo esta medida representa una amenaza considerable para la fortaleza de la moneda estadounidense, y provocará, a buen seguro, un mayor aumento de los precios de toda clase de productos en el resto del mundo, sobre todo de combustibles y alimentos básicos.

El gobernador del Banco Central de China ya ha anunció en marzo que aún hay margen para nuevos aumentos de las tasas de interés y del valor del yuan, moneda china.

En las calles, el malestar general de la población es cada vez mas evidente y se oculta menos; los precios de la leche se han duplicado en un año, los de el arroz se han triplicado, y los de la carne han aumentado un 15%.

El peor dato de inflación en China ha sido en los precios de los alimentos, que han subido en su mayoría más de un 21% en el último año, a pesar de los estrictos controles de precios impuestos en enero de 2008, en productos como el aceite de cocina y algunos granos.

Sumado al aumento inflacionario, también la vivienda ha visto aumentado su precio un 6,6% durante el último año.

Para minimizar el efecto en los bolsillos de los ciudadanos, el gobierno chino compra abundante cantidad de combustibles gasolina y diesel desde el otoño de 2007, pero, a pesar de ello, el costo de los bienes y servicios adquiridos por las empresas está aumentando a un ritmo acelerado, con los precios de producción disparados un 8% en marzo, más de un 2% mas que hace un año.

Los aumentos en los precios de producción son a menudo un anuncio de la inflación para los consumidores.

La mayoría de los economistas coinciden en señalar que la tasa de crecimiento económico en China durante el primer trimestre de 2008 ha disminuído bastante mas de lo que el gobierno ha reconocido.
A pesar de los comunicados que se suceden desde el gobierno chino negando esa posibilidad, numerosos estudios económicos occidentales señalan que el gobierno chino “suaviza” contínuamente sus datos económicos, exagerando el rendimiento de cada trimestre, y subestimando el crecimiento de la inflación, con la intención de presentar una falsa imagen de estabilidad económica.

Los economistas señalan que una disminución en la restricción monetaria beneficiaría considerablemente la productividad de las empresas en China.
También añaden que es imprescindible que el gobierno siga subiendo los tipos de interés y promueva límites en la concesión de préstamos bancarios, para mantener la inflación bajo control.

Otros expertos, sobre todo chinos, consideran que, a la luz de los datos de crecimiento durante el primer trimestre de 2008, el gobierno debería preocuparse por obtener mas información sobre cómo mantener el crecimiento y generar empleo, además de no aumentar las tasas de interés.

En lo que existe unanimidad, es que no es China el único país que “suaviza” sus datos económicos, ya que numerosas empresas en Estados Unidos y Europa han sido acusadas de modificar los datos sobre sus ingresos, sobre todo a partir de la década de los 90.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...