Elon Musk cambia el chip y decide vivir sin tener una casa

El creador de Tesla llega a un momento de su vida en el que no quiere tener posesiones físicas ni una casa propia.

59f8cb673e9d2521008b71c0

Que nadie se sorprenda por el punto de inflexión al que Elon Musk ha llegado en su vida. Es algo que a muchas personas les ocurre sin tener que ser multimillonarios como él. El fundador de Tesla ha decidido, tal y como ha desvelado en un mensaje en Twitter, que se desprenderá de la mayor parte de sus posesiones físicas y que vivirá sin tener una casa propia.

Pero como decimos, que nadie se sorprenda. Este es un tipo de comportamiento y actitud que en cierta medida le acaba llegando a todas las personas que a lo largo de su vida o de un reciente periodo de tiempo tienen todo aquello que necesitan e incluso más. Es la saturación, el empacho de tenerlo todo y de llegar a un punto en el cual no sabes realmente qué es lo que necesitas para vivir, para ser feliz y seguir adelante. Puede ocurrir a todos los niveles. Tanto a nivel de multimillonario, como le ha pasado a Musk, como a nivel de emprendedor que tiene un negocio estable, aunque sea pequeño, y que ha visto que sus necesidades y sus objetivos se han cumplido. Por ejemplo, una persona a la que le gusta coleccionar cualquier tipo de objeto y que gracias a su presupuesto ha logrado una colección enorme, tan grande que ya no le encuentra sentido a la existencia de la misma.

Esto puede ocurrir a cualquier nivel y suele ser frecuente que se produzca cuando nos acercamos a una crisis de edad. En el caso de Elon Musk, ahora mismo tiene 48 años, por lo que está acercándose a la barrera de los 50, la cual seguro que está mirando desde la distancia con ese objetivo de volver a sentirse persona al desprenderse de todas las posesiones que le han acompañado en los últimos años.

Pero está claro que para Elon no va a ser fácil. Va a tener que vender muchísimo. Sabemos que el máximo representante de empresas como Tesla es un hombre aficionado a todo tipo de actividades y hobbies. Nunca tiene problemas en reconocer públicamente que le gusta el manga, el anime, las cosas frikis y todo tipo de productos similares relacionados con el ocio. A buen seguro debe tener grandes colecciones de las que ahora se tendrá que desprender. Lo mismo decimos de sus casas, porque desde hace tiempo se “obsesionó” con la adquisición de mansiones y viviendas adyacentes del barrio de Bel-Air en Los Ángeles.

545a6a36ecad0464768b4569

El valor de esas mansiones no es precisamente reducido, por lo que suponemos que le costará lo suyo desprenderse de todas sus posesiones. Se dice que tiene al menos siete viviendas y que se valoran en 100 millones de dólares. En el pasado actuó de manera muy activa en el mercado inmobiliario y se llegó a pensar que se había convertido en otra de sus estrategias para ganar dinero. Ahora se podrá ver, con la venta de las casas, qué margen de beneficio maneja con todas ellas y si al final su decisión de venderlo todo se transforma en una maniobra perfecta para que su volumen de ingresos aumente de una manera enorme. Aunque de momento se mantiene firme en la decisión de no tener casa. Y en cierto modo hay que entenderle, ya que con su fortuna se puede permitir vivir de alquiler, en un hotel o en cualquier otro lugar sin ningún tipo de obstáculo.

Tengamos en mente que Elon Musk no es precisamente un príncipe en lo que se refiere a su forma de vida. Conoce las prácticas humildes y la forma de vivir de una manera despreocupada incluso sin contar con una fortuna en su cuenta bancaria. Todos tenemos un pasado y él no es distinto en este aspecto. En la actualidad él mismo reconoce que pasa mucho tiempo en sus fábricas y laboratorios y que hay casos en los que prefiere dormir en ellos para continuar trabajando y no tener que estar desplazándose de casa al centro de trabajo unas horas después. En esos momentos no es que utilice su dinero para construir habitaciones de lujo en sus fábricas, sino que dice que lo único que necesita es un sofá donde echarse a dormir o incluso lo suele hacer en el suelo. El trabajo duro no es algo que preocupe a Musk y esto es algo en lo que se diferencia drásticamente de otros emprendedores y millonarios que gestionan empresas de éxito y a los que conocemos por sus actitudes más principescas.

En el caso de Elon, si tiene que dormir en el suelo, lo hace, y si tiene que vivir sin casa para sentirse realizado, también se enfrenta a ello. Posiblemente se haya marcado la meta de comenzar los 50 años sin ninguna posesión y ahora tiene algo menos de dos años para conseguirlo. Al menos, si no cambia de opinión.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...