El trabajo del campo no es para españoles

La falta de trabajo en la construcción ha empujado a muchos extranjeros al campo

A pesar del paro que hay en España (3.908.578 de personas sin empleo en julio de 2010), el campo todavía tiene que recurrir a inmigrantes para recoger fruta. Los españoles se resisten a volver a trabajar como temporeros. Tras conseguir puestos de trabajos menos duros y mejor remunerados, no están dispuestos a “dar marcha atrás” en sus expectativas laborales. Ni siquiera una época de crisis como la que vivimos actualmente ha hecho replantearse a la numerosos desempleados que existen en España regresar al campo.

Es bastante representativo el caso de Cataluña, en el que existen casi 700.000 parados, sin embargo, sólo unos pocos han aceptado la oferta de trabajo de la campaña de la fruta en Lleida: de los 7.800 desempleados a los que se les ofreció este trabajo, sólo 1.668 respondieron de forma afirmativa. Esto quiere decir que de los 12.000 temporeros que necesita la campaña de fruta en Lleida, más de 10.000 son extranjeros. Esta cifra se puede explicar por el hecho de que el sector de la construcción, en el que estaba empleado una mayoría extranjera, ha sufrido una importante caída. En consecuencia, ha sido esta parte de la población la que ha salido peor parada: siempre las crisis económicas afectan más a quien menos tiene.

Fuente: El País
Foto: Rolf Obermaier en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...