El Supremo reduce la condena de Otegi a 6 años y medio de prisión

Parece que ETA vuelve estar en el centro de atención pública. La última novedad es que el Tribunal Supremo ha reducido a seis años y medio la condena de prisión a Arnaldo Otegi, líder de la antigua Batasuna, y a Rafael Díez Usabiaga. La sentencia dice que no eran dirigentes de ETA, pero sí miembros. Por eso, solo cumplen el artículo 517 del Código Penal, según el cual la integración a una organización terrorista es delito. Así pues, Otegi solo deberá pasar 6 años y medio en prisión, cuando ya lleva 2 y medio.

Arnaldo Otegi

Partidarios de la liberación de Arnaldo Otegi

Otegi y Usabiaga fueron condenados a 10 años de prisión en septiembre de 2011 porque la Audiencia Nacional consideró que eran dirigentes de ETA, o más bien “portavoces autorizados de la izquierda abertzale designados por ETA” y que pretendían reconstruir el partido Batasuna, ilegalizado en 2003, a través del proyecto Bateragune y “siguiendo instrucciones de ETA”. La estrategia consistía en reconstruir un partido político, para poder movilizarse por la vía política, por encima de la vía militar, pero eso sí, sin abandonar las armas.

Sin embargo, ahora, el Supremo considera que su integración en Bateragune no justifica que sean los líderes de la banda. Por lo tanto, Arnaldo Otegi estará en la cárcel hasta abril de 2016, a no ser que obtenga beneficios penitenciarios como la libertad condicional. Los magistrados del Supremo han considerado que Otegi i Usabiaga no tenían el “poder de dirección” de la organización terrorista, sino que, más bien, eran la “cara visible” ante los medios de comunicación.

La sentencia, además, ha servido para definir algunos conceptos jurídicos ambiguos. Por ejemplo, cuando una organización sea calificada de “terrorista”, todas las personas que formen parte de ella y sean miembros pasarán a denominarse “integrantes”. En cambio, para poder ser calificado de “director”, debe poder probarse que la persona haya tenido responsabilidades efectivas y autónomas a la hora de tomar decisiones sobre las actuaciones de la organización.

La decisión del Tribunal Supremo no ha sido tomada por unanimidad, ya que ha contado con dos votos particulares. El ponente inicial, Miguel Colmenero, ha pedido que se devuelva la causa a la Audiencia Nacional, ya que la decisión que tomó en 2011 no fue imparcial. Y después, Alberto Jorge Barreiro, ha pedido la total absolución de los acusados al haberse vulnerado su derecho de presunción de inocencia. Pero sus propuestas no han conseguido el apoyo necesario para efectuarse.

En conocerse públicamente la sentencia, el Gobierno vasco ha respondido asegurando que acatará y respetará la decisión de la Justicia, ya que es “una actitud que ha mantenido en el pasado y que mantendrá en el futuro”, sin entrar en detalles sobre si está de acuerdo o no.

Foto: D’aquella manera en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...