El quinto contenedor se hace un hueco en Vizcaya

La Mancomunidad de Arratia ha introducido con éxito el quinto contenedor, destinado a residuos orgánicos. La iniciativa, más popular que el «puerta a puerta», también se probará en Erandio, otra ciudad de Vizcaya.

A los contenedores normales se les suma el destinado a residuos orgánicos.

Papel y cartón, vidrio, plásticos y envases y basura en general. Son las cuatro bolsas que todos tenemos -o deberíamos tener- en casa para reciclar. En algunos puntos del país, a los cuatro contenedores tradicionales hay que sumarle un quinto, de color marrón, destinado a la materia orgánica de origen vegetal. El último lugar en el que se ha introducido este quinto contenedor es la comarca vizcaína de Arratia, donde 1.500 familias se han sumado a la iniciativa desde que se puso en marcha hace dos meses.

La Mancomunidad de Arratia, que espera que la cifra de familias adheridas al quinto contenedor no deje de crecer en los próximos meses, ofrece a todas las casas un kit que incluye un cubo con una capacidad de 10 litros, 150 bolsas de basura biodegradables y la llave que sirve para abrir los contenedores que se han instalado en la comarca. Este es uno de los aspectos más destacables de la iniciativa, ya que la posesión de la llave supone un punto más de compromiso de los vecinos con el reciclaje y el medio ambiente.

Durante su primer mes de funcionamiento, la mancomunidad de Arratia superó los 11.000 kilos de residuos orgánicos recogidos, una cantidad nada despreciable. La comarca, en la que viven unas 13.500 personas, la forman las localidades de Arantzazu, Areatza, Artea, Bedia, Dima, Igorre, Lemoa, Ubide y Zeanuri. Tras la positiva experiencia de Arratia, la localidad de Erandio, de más de 26.000 habitantes, ha instalado 26 contenedores destinados a residuos orgánicos.

Tanto la instalación de los contenedores en la comarca de Arratia como en Erandio se debe al Plan de Prevención de Residuos Urbanos 2010-2016 de la Diputación Foral de Vizcaya, que tiene como objetivo conseguir el «vertido cero» a través del tratamiento previo de todos los residuos urbanos, ya sean primarios o crudos, que se generan en Vizcaya. Esta iniciativa parece tener más apoyo entre los ciudadanos que el sistema de recogida de basuras  «puerta a puerta» que se intenta introducir en la vecina Guipúzcoa.

En los contenedores marrones solo se pueden depositar residuos de origen vegetal no cocinados, cáscaras de huevo o restos de pan, galletas y bollería, además de otros elementos que se indican a las familias participantes en unos folletos. Si depositamos estos residuos en el contenedor normal, acaban en el vertedero pero con este sistema selectivo de recogida de basuras los desperdicios se reciclan y se convierten en compost para jardines o huertos. Para que el compost sea de una mayor calidad, los residuos han de ser lo más puros posible.

Fuente: Udalsarea 21

Foto: Antonio Campos Ruiz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...