El Parlamento Europeo crea una regulación para los cigarrillos electrónicos

El Parlamento Europeo ha creado una nueva legislación que regula el uso del cigarrillo electrónico que tanto se ha expandido en Europa en los últimos meses. Los fabricantes tendrán dos opciones: presentarlo como un fármaco o someterse a las leyes del tabaco.

El uso de los cigarrillos electrónicos, también conocidos como e-cigarrillos, se ha extendido de manera muy rápida en Europa. Tras meses de vacío legal, el Parlamento Europeo ha aprobado al fin una nueva directiva del tabaco que introduce por primera vez disposiciones legales para regular el mercado del cigarrillo electrónico. Esta nueva ordenanza da dos opciones a los fabricantes: presentarlos como productos medicinales que constituyen una ayuda para dejar de fumar (y acatar por tanto la estricta legislación que regula los fármacos) o someter a los cigarrillos electrónicos a las leyes que regulan la venta y publicidad del tabaco. Asimismo, la eurocámara da vía libre a los países de la Unión Europea para que impongan normas más restrictivas si así lo desean.

El sector se muestra prácticamente unánime, y apuesta por someterse a la regulación del tabaco aunque ésta sea más restrictiva. ¿Por qué? Porque acatar las leyes que regulan los fármacos implica demostrar científicamente que los cigarrillos electrónicos son un producto que sirve para dejar de fumar y hasta el momento no existe ningún estudio que pueda demostrarlo. La ley del tabaco en España no regula el uso de los cigarrillos electrónicos y hasta hace una semana no había ninguna norma estatal que regulara su uso. Fue el pasado miércoles cuando el Congreso llegó a un acuerdo y aprobó permitir su uso en bares y locales de ocio pero prohibirlo en edificios públicos, hospitales, centros educativos y medios de transporte público.

Estas nuevas normativas han despertado reacciones de todo tipo. La patronal ANCE ha mostrado su satisfacción y su presidente, Manuel Muñoz, ha anunciado que ya está estudiando imponer una nueva normativa para que sólo tiendas autorizadas puedan vender cigarrillos electrónicos. En cambio, por su parte, Rodrigo Córdoba, miembro de la CNPT, ha acusado a la normativa española de ser demasiado condescendiente y ha afirmado que cada vez son más los estudios que demuestran daños en la salud porque estos dispositivos «no sólo no ayudan a dejar de fumar, sino que pueden iniciar a los más jóvenes». A día de hoy no hay informes concluyentes sobre los daños que los cigarrillos electrónicos pueden causar pero lo cierto es que la Organización Mundial de la Salud ya ha advertido de que aunque sea tan sólo por precaución debería desaconsejarse un uso abusivo de estos dispositivos.

Vía: El País

Foto: chrisf608

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...