El Paquete De Rescate Chino

El paquete de inversión es de un monto de US$586.000 millones de dólares, el que se distribuirá en medidas de estimulo económico principalmente, y en grandes proyectos de infraestructura alrededor de todo el país. El monto aportado es verdaderamente importante, más si se tiene en cuenta que comparativamente hablando, la cantidad a invertir en la economía es mucho superior que el que se dará en las principales potencias mundiales.

Una de las mejores noticias que han nacido en medio de esta crisis financiera mundial, es el que los países más afectados hayan actuado de manera tan rápida, contundente y acertada para evitarle. En ese sentido es de aplaudir la inyección que el gobierno chino ha de darle a su economía, que tiene como contraprestación el ayudar a salir del atolladero a muchos países del mundo.

El paquete de inversión es de un monto de US$586.000 millones de dólares, el que se distribuirá en medidas de estimulo económico principalmente, y en grandes proyectos de infraestructura alrededor de todo el país. El monto aportado es verdaderamente importante, más si se tiene en cuenta que comparativamente hablando, la cantidad a invertir en la economía es muy superior que el que se dará en las principales potencias mundiales.

La cantidad que inyectara el gobierno de China es muy superior a los “míseros” US$168.000 millones que piensa entregar los Estados Unidos y que tan sólo equivale al 1% de su PIB. Por otro lado, la economía japonesa tiene un paquete mucho menor, entregándole a su economía una cantidad de tan sólo US$51.500 millones, que está encaminado a recortar impuestos y a distribuir dinero a las familias.  Mucho menor y casi insignificante en comparación se encuentra la ayuda alemana, que piensa ayudar a sus nacionales entregando US$29.900 millones por medio de préstamos y reducción de impuestos.



Sin duda alguna que, visto desde al análisis de la política internacional, la intención del gobierno chino es tanto ayudar a su economía como enviarle un mensaje al mundo. De la misma manera que usaron los Juegos Olímpicos para darse a conocer al mundo como un país con la capacidad financiera y de infraestructura capaz de organizar los mejores juegos Olímpicos de la historia, ahora el gobierno demuestra su inmensa capacidad financiera para solventar la crisis que se presenta en el mundo hoy.

Con este paquete, China se convertirá a futuro (en caso de que el mismo funcione) en el motor de la economía mundial, cuyo consumo permitirá al resto de la economía global recuperar los precios de antaño y las exportaciones de antaño. Hasta antes de la crisis, eran los Estados Unidos quienes tenían ese papel, pero dado que la situación en el país norteamericano no parece mejorar, sino empeorar cada vez más, parece que el centro de consumo mundial se trasladara a Oriente.

Comparativamente hablando, China ha mostrado una fuerte posición para desenvolverse en la crisis actual, mientras que las ayudas de la FED parece que tendrán un impacto tardío en los indicadores económicos de ese país. Un cambio en la economía mundial como este no sería algo tan fácil, el dejar de venderle a los Estados Unidos para venderle a China será algo que requiera mucho tiempo y muchas negociaciones comerciales. Sin embargo, pareciera que esa fuera la intención del gigante asiático.

Comparativamente hablando, en los años de auge, el gobierno oriental fortaleció sus finanzas, puso en orden el sistema bancario de su país, e hizo un fuerte esfuerzo para lograr que sus empresas estatales fueran rentables. Actualmente, el

gobierno chino ha aprovechado esa férrea disciplina que tuvo en los buenos momentos, por lo que se permite gastar el 16% de su PIB en este inmenso rescate. La comparación con la administración Bush no puede ser más lejana, quienes debido a sus extrañas políticas, llevaron al país de tener un superávit fiscal altísimo, a la actual coyuntura en la que se tratan de desenvolver.

No obstante lo anterior, la caída en el PIB de China este año fue del 12% a un 9%, notándose que la crisis también ha tenido un efecto en ese país. Por otro lado, a pesar del importante descenso de la economía asiática, la verdad es que un índice de crecimiento que marca ese porcentaje es envidiado por cualquier economía en el mundo, incluso para épocas de auge. El problema o miedo es como siempre a futuro, puesto que el impacto de esta crisis puede golpear más tarde, cuando aún no se hayan sentido las favorables consecuencias del rescate.

Uno de los mayores temores que deben tener el gobierno de ese país, es lo que está sucediendo con sus empresas exportadoras, quienes han visto caer la demanda de sus productos, en varios países que están enfrentando la actual crisis. Países como Japón, Alemania y los Estados Unidos, han frenado su consumo de bienes chinos, lo que favorecía de sobremanera a la economía del gigante oriental.

Una de las más graves consecuencias de lo anterior, es que en China se ha visto una caída muy importante de la compra de bienes inmuebles, en una de las peores crisis de ese sector en mucho tiempo. Lo anterior, causado por el cierre de empresas y los inmensos recortes de personal en varias de ellas, como consecuencia de las menores ventas al exterior.

El impacto de la economía China en todo el mundo se ve también afectado por la menor construcción, dado que importantes materias primas que se importaban para la misma, han visto caer su demanda considerablemente. Productos como el acero, el cemento y algunos commodities, han tenido un fuerte retroceso en sus precios, como consecuencia obvia de la menor demanda china.

Es por esto que los proveedores de metales y maquinaría para construcción, ven muy de cerca lo que pueda pasar con el paquete de estímulo chino y su efecto en la economía. Es importante para ellos, y para todo el mundo, que la producción y consumo de ese país se restablezca pronto, para de esa manera poder reactivar la economía mundial.

Tal y como lo dijo el subsecretario de de Relaciones Exteriores del Tesoro de los Estados Unidos, David McCormick, «el paquete de China es un paso bienvenido» para la economía mundial. Gracias a la cantidad de dinero tan abrumadora que China dará a su economía, se espera que los pronósticos de crecimiento de ese país para el año entrante suban del 5 y 6% al que actualmente está proyectada, a un 9%, que se acerca más a la realidad y posibilidad del país.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...