El informe de Dagong y sus repercusiones

Dagong, una joven empresa china dedicada a la calificación crediticia, con una valoración muy distinta a sus competidoras occidentales de renombre y trayectoria, presentó un informe que ha sorprendido por sus diferencias. Los especialistas internacionales empiezan a tener en cuenta esta nueva visión, más allá de las dudas sobre la intervención del gobierno en sus valoraciones.

Vista nocturna de Hong Kong

China y su cada vez más influyente economía.

En un momento de la economía mundial en el que parece que la economía china es una de las más poderosas y persistentes del mundo que ha podido soportar los embates de la crisis mundial que cercenó el sistema financiero de Norteamérica y provocó una debacle en gran parte de Europa, la empresa china Dagong, que pretende competir con las más grandes agencias internacionales en calificación de créditos, como Standard & Poors y Moody’s Investors Service, causó sorpresa al advertir en un informe que los EE. UU. se encuentra entre los países que podrían enfrentar crecientes costos en sus préstamos y riesgos de default.

Contrariamente, sus competidores aseguran que la deuda del gobierno norteamericano es la más segura del mundo.

El informe llega en medio de quejas por parte de Pekín con respecto a que las agencias de calificación occidentales no dan todo el crédito a China por su fortaleza económica, aumentando así los costos por intereses (una crítica compartida por algunos analistas extranjeros).

Manoj Kulkarni, jefe de investigación para los mercados de crédito SSJ en Hong Kong, señaló que las agencias occidentales dan a los dos gigantes asiáticos, China e India, una calificación crediticia inferior a España, a pesar de su fuerte crecimiento y los problemas del gobierno español con la deuda.


También señala Kulkami, que a pesar de la posibilidad que el gobierno de China influya en las decisiones de Dagong, hay espacio en el mercado para una agencia china porque la credibilidad en las empresas occidentales se ha visto empañada.

Cabe mencionar que la reputación de Standard & Poors y Moody’s Investors Service sufrió, después de dar altas calificaciones a las inversiones relacionadas con hipotecas, que se derrumbaron junto con el mercado de la vivienda en EE.UU. en 2007.

El informe Dagong abarcó 50 gobiernos y dio a las economías emergentes, como Indonesia y Brasil, una marca mejor que la dada por agencias occidentales. Junto con los Estados Unidos, otros países desarrollados como Gran Bretaña y Francia, recibieron calificaciones más bajas.

El presidente de Dagong, Guan Jianzhong, dijo que el actual sistema de calificación occidental tiene la culpa de la crisis global y los problemas de Europa. “Proporciona información incorrecta de calificación crediticia” y no refleja las condiciones cambiantes.

“Dagong quiere hacer valoraciones realistas y justas”, concluyó.

Fuente: Washintong Post

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...