El Impacto De La Actual Situación Financiera Mundial

Es evidente que la actual situación mundial nos enfrentara a duros escenarios para todos. Frente a esto, es importante hacer un pequeño alto en el camino y estudiar cúales podrían ser los mismos, para preparanos de la mejor manera y, en el mejor de los casos, actuar para evitarlos.

Durante el último mes, la prensa mundial se ha convertido en un constante reportaje apocalíptico sobre la economía mundial. Con las inserciones de Estados Unidos y Europa en recesiones, así como el indiscutible camino en esa dirección que Asía está tomando, el mundo entero se siente cada vez más cerca de revivir una fuerte depresión económica.

Frente a lo anterior, el miedo generalizado proviene de la duda que genera la manera en la que esta situación nos afectara a todos. Es evidente que la gran mayoría de personas en el mundo sentirán los efectos y consecuencias de esta coyuntura, pero el cómo y cuándo es algo más difícil de prever.

Hay varios frentes de análisis que permiten crear escenario sobre la situación a futuro, dejando de antemano que no hay manera de construir un modelo que permita anticipar la agravante situación que se viene.

El primero de ellos será el crédito del sistema financiero internacional y nacional. Encontrándose tan escaso actualmente los préstamos internacionales, es evidente que los ciudadanos de a pie se debatirán frente a la misma situación. Hay una total renovación en el sistema financiero mundial sobre a quién se les otorgarán dineros en el futuro. Como consecuencia inmediata de lo anterior, también se sentirá un fuerte impacto en el consumo, por lo que los pequeños y medianos empresarios verán una clara baja en sus ventas. El miedo frente a esto es el cierre de las empresas, con el aumento en el desempleo que lo anterior genera.



En concordancia con lo anterior, es importante ver que harán los Bancos Centrales de los países que se afecten por los coletazos del desmadre financiero en Estados Unidos. Una evidente presión a la baja en las tasas de interés han sentido los manejadores de la política monetaria en todo el mundo. Sin embargo, hay un reticencia frente a la misma por dos hecho importantes: el primero de ellos radica en el miedo que causa el saber que la baja de la tasa de interés pierda su capacidad de recuperación de la economía. En los Estados Unidos la tasa ha llegado a sus niveles históricos mínimos y la situación no mejora. En caso de que la tasa llegue a cero y la economía no se revitalice, nos encontraremos en un posible escenario de deflación a la japonesa. El segundo factor radica en el miedo contante a la inflación, por lo que los regentes del sistema financiero se verán tentados a mantener el manejo de las tasas con mucha cautela.

Un tercer asunto importante a tener en cuenta es lo que sucede con las bolsas del mundo entero. La caída de las mismas ha sido constante a nivel mundial, lo que ha generado un pánico tremendo entre los inversionistas, quienes han salido en masa a vender sus activos. A pesar de lo anterior, al parecer el consejo más importante que se les pueden dar a las personas es no vender, y de hecho, mejor aún, es comprar en este momento, puesto que el mercado se encuentra entregando precios muy baratos por las empresas. En ese sentido, no me hagan caso a mí, háganle caso a Warren Buffet.

En ese sentido, las personas que vendan sus activos bursátiles en este momento, sentirán todo el peso de la crisis, puesto que habrán comprado cuando estuvo caro y vendieron cuando estuvo barato. Es importante recordar que las acciones son una inversión en el largo plazo, y cuando la economía mejore, seguramente sus réditos compasaran la situación actual. No obstante, como todo en la vida, lo importante es no generalizar y estudiar claramente cuáles serán las empresas que saldrán fortalecidas y cuáles no soportaran la situación actual.

Frente a esto, es importante tener el ejemplo de lo que ha pasado con el dólar estadounidense. Después de haber tenido una tremenda época de devaluación a nivel mundial, la crisis financiera en Estados Unidos le ha dado un renacer y fortalecimiento tremendo a la divisa norteamericana. Debido la escasa oferta de dólares por cuenta de las menores exportaciones a ese país, así como el cierre del crédito internacional, la posible caída en la inversión extranjera a nivel mundial de los Estados Unidos, y los menores volúmenes de remesas; todo esto harán que la demanda de esta moneda a nivel mundial, que tanto se necesita para realizar tantas transacciones a nivel internacional, la fortalezca aún más.

Con esto, es importante rescatar que las personas que mantuvieron sus inversiones en dólares o que incluso compraron en la época de la devaluación, hoy en día están viendo unos inmensos réditos en su apuesta financiera. De ejemplo debería servir.

Por último, es interesante ver lo que ha sucedido con el precio del petróleo en los últimos días. Al parece el nivel en que se estabilizará el mismo ronda los 60 dólares por barril, un precio sumamente bajo para el último año, pero sumamente alto para los niveles históricos de la materia prima. Siendo el petróleo y sus derivados algo tan importante para la economía mundial, y para el cambio climático que nos afecta, el precio del mismo es de vital importancia para nuestro futuro.

Lo primero que debemos es acostumbrarnos a un precio alto a pagar por el transporte mundial, afectando el comercio y el diario vivir de todos los ciudadanos. La estabilización de los precios de la gasolina es vital para el mundo entero, puesto que es ella una de las variables más importantes a la hora de determinar la inflación.

Teniendo en cuenta que todo el aparato productivo se ve afectado por la variación en el precio del combustible, una subida en el costo del mismo es algo que podría dañar gravemente el futuro económico mundial. Sí la gasolina aumenta su precio y contrae con ello procesos inflacionarios muy altos, podrían obligar a los bancos centrales a aumentar la tasa de interés, en pro de controlarla, poniendo en una situación muy crítica a la economía.

Un escenario como el anterior es conocido como la estanflación, fenómeno que se vivió en la década de los años setentas y se caracteriza por tener una economía en recesión pero con inflación. De manera muy arriesgada nos podremos estar acercando a un momento así.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...