El gobierno ultima los detalles de la nueva reforma laboral

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha comparecido por primera vez desde su nombramiento ante el Congreso para defender la nueva reforma laboral que el gobierno tiene previsto aprobar este mismo viernes. Báñez ha dicho de la reforma que será «completa y equilibrada, pero sobre todo operativa y útil». El objeto de la nueva legislación será pues «establecer un marco que contribuya a la gestión eficaz de las relaciones laborales y que facilite la creación de puestos de trabajo».  La ministra ha hecho referencia también a la estabilidad laboral como objetivo prioritario de la reforma y ha apuntado que las medidas adoptadas deberán servir a corto plazo para frenar «la grave destrucción de empleo que hoy todavía vivimos en España».

Además, Báñez ha anunciado que el ejecutivo tiene previsto impulsar medidas para que sea compatible seguir trabajando mientras se recibe una pensión por jubilación. Asimismo, el gobierno quiere poner en marcha un plan que mejore los controles en materia de prestaciones por desempleo y la bonificación por contratación. Los partidos de la oposición han recibido la noticia con cierto escepticismo y ven insuficientes los datos que el gobierno ha facilitado sobre la reforma. El socialista Jesús Caldera ha calificado de ‘decepcionante’ dicha falta de información y se ha preguntado si el gobierno tiene la intención de aumentar la edad de jubilación más allá de los actuales 67 años.

Aún así, el gobierno busca lograr el máximo consenso en un tema de una importancia tanto política como económica clave. El gobierno de Mariano Rajoy es plenamente consciente de la contestación social que puede despertar una reforma laboral demasiado agresiva con los trabajadores. Como el mismo Rajoy afirmó en uno de sus frecuentes deslices ante micrófonos abiertos,  «la reforma laboral me va a costar una huelga general». Es por eso que a pesar de estar cercana su aprobación, el tema está aún lejos de quedar cerrado. Los movimientos son intensos incluso dentro del Ejecutivo y su entorno. Así, mientras el ministro de Economía, Luis de Guindos apuesta por una ref0rma ambiciosa que tranquilice a los mercados en Europa, Fátima Báñez, la principal redactora de la reforma, intenta evitar a toda costa la huelga.

Al mismo tiempo, el gobierno corteja a CiU para que apoye una nueva legislación que muy probablemente contará con el rechazo de un PSOE que aún se relame de su debacle electoral, pero la escasa voluntad negociadora del PP en cuanto a autonomía fiscal y los drásticos recortes que Artur Mas ha aplicado en Cataluña que han mermado la credibilidad de su gobierno, hacen que CiU tenga que hacer poco menos que malabares dialécticos para vender ante su electorado un apoyo al PP a cambio de nada en un territorio en el que los partidarios de la independencia crecen como la espuma. La decisión final sobre la reforma laboral deberá estar cerrada mañana mismo, cuando la Comisión Delegada de Asuntos Económicos celebre el último debate que concluirá con la decisión final de Mariano Rajoy al respecto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...